miércoles, 10 de febrero de 2016

Aparición de nuestra Señora de Lourdes -11 de febrero-

11 de febrero
APARICIÓN DE NUESTRA SEÑORA
DE LOURDES
III clase, blanco
La fiesta de hoy es un desdoblamiento de la solemnidad de la Inmaculada Concepción de la Virgen. En ella, al recordar las repetidas apariciones de la Virgen a Santa Bernarda Soubirou en la roca de Masabielle en Lourdes, veneramos a la mujer singular, a quién vió “vestida de sol con la luna bajo sus pues y una corona de doce estrellas sobre su cabeza”. Es un nuevo homenaje a María, vencedora de la serpiente.
Las apariciones de Lourdes comenzaron el 11 de febrero de 1858. El 20 de marzo la Virgen le dijo su nombre a la niña: “Yo soy la Inmaculada Concepción”. La Virgen vino a confirmar la definición dogmática sobre el misterio de su Concepción que el Papa Pio IX había definido 4 años antes en la de 8 de diciembre de 1854 mediante la bula Ineffabilis Deus con estas palabras:
“Para honra de la Santísima Trinidad, para la alegría de la Iglesia católica, con la autoridad de nuestro Señor Jesucristo, con la de los Santos Apóstoles Pedro y Pablo y con la nuestra: Definimos, afirmamos y pronunciamos que la doctrina que sostiene que la Santísima Virgen María fue preservada inmune de toda mancha de culpa original desde el primer instante de su concepción, por singular privilegio y gracia de Dios Omnipotente, en atención a los méritos de Cristo-Jesús, Salvador del género humano, ha sido revelada por Dios y por tanto debe ser firme y constantemente creída por todos los fieles. Por lo cual, si alguno tuviere la temeridad, lo cual Dios no permita, de dudar en su corazón lo que por Nos ha sido definido, sepa y entienda que su propio juicio lo condena, que su fe ha naufragado y que ha caído de la unidad de la Iglesia y que si además osaren manifestar de palabra o por escrito o de otra cualquiera manera externa lo que sintieren en su corazón, por lo mismo quedan sujetos a las penas establecidas por el derecho.”
La última aparición de la Virgen a Santa Bernarda en Lourdes fuel 16 de julio de 1958. Desde este momento, Lourdes se ha convertido en el santuario mariano más importante de Europa. A él, llegan todos los años miles de peregrinos de todo el mundo a venerar a la Madre de Dios. Entre los peregrinos destacan los peregrinos con enfermedades de todo tipo que esperan de la Santísima Virgen su curación. Por eso, en los últimos años, la Iglesia ha dedicado esta festividad a la pastoral sanitaria. Sea esta festividad un día para pedir por los enfermos y todos los que sufren en el alma y en el cuerpo; y también pidamos para nosotros la gracia de la pureza y la conversión interior.
Los textos de la Santa Misa están relacionados en su mayoría con aquellas apariciones milagrosas. María es la ciudad de Dios, el arca de la alianza, la paloma que nos anuncia la paz y el amor, la llena de gracia, que visita la tierra para inundarla de luz y alegría y para enriquecerla de vida y salud.  


TEXTOS DE LA SANTA MISA

INTROITO  Ap 21,2
Vidi civitátem sanctam, Jerúsalem novam, descendéntem de cælo a Deo, parátam sicut sponsam ornátum viro suo. .Eructávit cor meum verbum bonum: dico ego ópera mea Regi. .Glória Patri.
Vi la ciudad santa, la nueva Jerusalén, que descendía desde el cielo de Dios, como una esposa preparada para su marido. . Brota de mis corazón un poema bella: dedico mis obras al Rey. Gloria.

COLECTA
Deus, qui per immaculátam Vírginis Conceptiónem dignum Fílio tuo habitáculum præparásti: supplices a te quǽsumus; ut ejúsdem Vírginis Apparitiónem celebrántes, salútem mentis et córporis consequámur. Per eúmdem Dóminum.
Oh Dios, que por la Concepción Inmaculada de la Virgen preparaste una digna morada para tu Hijo; te pedimos suplicantes que al celebrar su Aparición consigamos la saludo del cuerpo y del alma. Por Nuestro Señor Jesucristo.
Et, in Quadragesima, fit Commemoratio Feriæ.

EPISTOLA Ap 21, 19; 22, 1. 10
Léctio libri Apocalýpsis beáti Joánnis Apóstoli.
Apértum est templum Dei in cælo: et visa est arca testaménti ejus in templo ejus, et facta sunt fúlgura, et voces, et terræmótus, et grando magna. Et signum magnum appáruit in cælo: Múlier amícta sole, et luna sub pédibus ejus et in cápite ejus coróna stellárum duódecim. Et audívi vocem magnam in cælo dicéntem: «Nunc facta est salus, et virtus, et regnum Dei nostri, et potéstas Christi ejus.»
Lectura de libro del Apocalipsis del Apóstol San Juan.
Se abrió el templo de Dios en el cielo: y se vio el arca de su testamento en su templo, y hubo relámpagos, voces, terremotos y una gran granizada. Y apareció en el cielo una gran señal: una mujer vestida de sol, con la luna bajo sus pies, y en su cabeza una corona de doce estrellas. Y oí en el cielo una gran voz que decía: ya ha llegado la salud y el poder y el reino de nuestro Dios y la potestad de su Cristo.




GRADUALE Cant. 2, 12
Flores apparuérunt in terra nostra, tempus putatiónis advénit, vox túrturis audita est in terra nostra. V/. [ibid: 10 et 14] Surge, amíca mea, speciósa mea, et veni: colúmba mea in foramínibus petræ, in caverna maceriæ.

Allelúia, alleluia.- .Osténde mihi fáciem tuam, sonet vox tua in áuribus meis: vox enim tua dulcis, et fácies tua decora. Allelúja.
Las flores se ha aparecido en nuestra tierra, ha llegado el tiempo de la poda. La voz de la tórtola ha sido oída en nuestra tierra. . Levántate, amiga mía, hermosa mía, y ven: paloma mía, en los huecos de la piedra, en las cavidades del muro.
Aleluya. Aleluya. ℣. Muéstrame tu cara, suene tu voz en mis oídos, porque tu voz es dulce y tu cara hermosa . Aleluya.

TRACTO Judith 15, 10
En tiempo de septuagésima se omite el Aleluya y en su lugar se dice el tracto.
.Tu glória Jerúsalem, tu lætítia Israël, tu honorificéntia pópuli nostri. . Tota pulchra es, María: et mácula orignális non est in te. . Felix es, sacra Vírgo María, et omni laude digníssima, quæ serpéntis caput virgíneo pede contrivísti..
. Tú eres la gloria de Jerusalén, tu el alegría de Israel, tu el orgullo de nuestro pueblo. . Toda hermosa eres, María: y la mancha original no está en ti.  . Eres feliz, Sagrada Virgen María, y digna de toda alabanza, pues con tu pie virginal quebrantaste la cabeza de la serpiente.

EVANGELIO  Lc i: 26-31
Sequentia sancti Evangelii secundum Lucam
In illo témpore: Missus est Angelus Gábriel a Deo in civitátem Galilǽæ, cui nomen Názereth, ad Vírginem desponsátam viro, cui nomen erat Joseph, de domo David, et nomen Vírginis María. Et ingréssus Angelus ad eam, dixit: «Ave grátia plena: Dóminus tecum: benedícta tu in muliéribus.» Quæ cum audísset, turbáta est in sermóne ejus: et cogitábat qualis esset ista salutátio. Et ait Angelus ei: «Ne tímeas, María, invenísti enim grátiam apud Deum: ecce concípies in útero, et páries fílium, et vocábis nomen ejus Jesum.»
Lectura del Santo Evangelio según san Lucas
En aquel tiempo, envió Dios al ángel Gabriel a una ciudad de Galilea, llamada Nazaret, a una joven virgen, prometida de un hombre descendiente de David, llamado José. La virgen se llamaba María. Entró donde ella estaba y le dijo: -Alégrate, llena de gracia; el Señor está contigo. Ante estas palabras, María se turbó y se preguntaba qué significaría tal saludo. El ángel le dijo: -No tengas miedo, María, porque has encontrado gracia ante Dios. Concebirás y darás a luz un hijo, al que pondrás por nombre Jesús.

OFERTORIO Sal 44, 3
Ave, grátia plena: Dóminus tecum: benedícta tu in muliéribus.
Salve llena  de  gracia, el Señor es contigo, bendita tú entre las mujeres.

SECRETA
Hóstia laudis, quam tibi, Dómine, per merita gloriósæ et immaculátae Vírginis offérimus, sit tibi in odórem suavitátis, et nobis optátam cónferat córporis et ánimæ sanitátem.. Per Dóminum.
La Hostia de Alabanza que te ofrecemos, Señor, por los méritos de la gloriosa e inmaculada Virgen, sea para ti como un olor de suavidad y nos dé a nosotros la anhelada salud del cuerpo y del alma. Por Nuestro Señor Jesucristo.
Et, in Quadragesima, fit Commemoratio Feriæ.

PREFACIO DE LA VIRGEN
Vere dignum et iustum est, æquum et salutáre, nos tibi semper et ubíque grátias ágere: Dómine, sancte Pater, omnípotens ætérne Deus: Et te in Conceptióne Immaculáta. beátæ Maríæ semper Vírginis collaudáre, benedícere, et predicáre. Quæ et Unigénitum tuum Sancti Spíritus obumbratióne concépit: et virginitátis glória permanénte lumen ætérnum mundo effúdit, Jesum Christum Dóminum nostrum. Per quem majestátem tuam laudant Angeli, adórant Dominatiónes, tremunt Potestátes. Cæli cælorúmque Virtútes, ac beáta Séraphim, sócia exsultatióne concélebrant. Cum quibus et nostras voces, ut admítti júbeas deprecámur, súpplici confessióne dicéntes.
En verdad es digno y justo, equitativo y saludable que en todo tiempo y lugar demos gracias, Señor Santo, Padre omnipotente, Dios eterno y alabarte y bendecirte y glorificarte en la festividad de la bienaventurada siempre Virgen María que concibió a tu Unigénito Hijo por obra del Espíritu Santo y permaneciendo intacta la gloria de su virginidad dio al mundo la luz eterna, Jesucristo Nuestro Señor. Por quien los Ángeles alaban a tu majestad, las dominaciones la adoran, tiemblan las potestades, los cielos y las virtudes de los cielos,  y los bienaventurados serafines la celebran con igual júbilo. Te rogamos que con sus alabanzas recibas también las nuestras cuando te decimos con humilde confesión.

ANTÍFONA DE COMUNIÓN    Sal 64, 10
Visitásti terram et inebriásti eam, multiplicásti locupletáre eam.
Visitaste la tierra y la saciaste, multiplicaste sus riquezas.


  
ORACIÓN POSTCOMUNIÓN
Quos cælésti, Dómine, aliménto satiásti, súblevet déxtera Genitrícis tuæ immaculátæ: ut ad ætérnam pátriam, ipsa adjuvánte, perveníre mereámur: Qui vivis.
Levante, Señor, la diestra de tu Inmaculada Madre a los que has saciado con este alimento celeste: para que con su ayuda merezcamos  llegar a la patria eterna. Tu que vives y reinas.







Et, in Quadragesima, fit Commemoratio Feriæ.

FOLLETO PDF