sábado, 12 de noviembre de 2016

VI domingo después de Epifanía transferido




VI DOMINGO DESPUES DE EPIFANÍA
II clase, verde
Gloria, Credo y prefacio de la Trinidad

Las obras divinas obedecen a leyes sobrenaturales que desconciertan frecuentemente los cálculos humanos. San Pablo lo hace notar a los tesalonicences al subrayar el éxito de la predicación del Evangelio entre ellos. A pesar de las muchas y graves dificultades, se han convertido en gran número y por todas parte se habla de su fe ardiente. El Espíritu Santo ha obrado con el vigor de su acción. Las parábolas del grano de mostaza y la levadura  expresan este pensamiento. Traída al mundo por Cristo la palabra de Dios y anunciada por la Iglesia, obra como la levadura en medio de la masa o como la semilla dentro de la tierra, recibida por las almas generosas produce en ellas un poder de transformación sorprendente.
Cristo, que dice "hablaré en parábolas, anunciaré cosas que estaban ocultas desde la creación del mundo", (Ev.) ha de ser el motivo de nuestra continua consideración para que nuestra vida sea coherente con nuestra fe (Or. Col.). La Santa Misa y la Comunión son momentos privilegiados donde Cristo nos purifica, nos renueva, nos proteje, nos gobierne (Secr.) y se nos da como vida verdadera (Posc.)  
El introito, gradual, aleluya, ofertorio y comunión nos invita como en los domingos anteriores a alegrarse por la maravillosa acción de Dios.

TEXTOS DE LA MISA
Introito. Jer. 29, 11, 12 y 14. -Dice el Señor: Yo tengo designios de paz sobre vosotros, y no de aflicción; me invocaréis y Yo os escucharé; os haré volver del cautiverio y os reuniré de todos los lugares adonde os había desterrado. Salmo. 84, 2.- Habéis bendecido, Señor, vuestra tierra; habéis acabado con el cautiverio de Jacob. Gloria al Padre...

Colecta.- Concédenos, te rogamos, oh Dios omnipotente, que pensando siempre propósitos rectos, cumplamos  de palabra y de obra lo que a ti te agrada. Por nuestro Señor.

Epístola. Tes. 1, 2-10.-  El haber sido objeto de la elección divina nos debe llenar de gozo y de una apacible confianza en la espera de la venida en gloria de nuestro Señor Jesucristo.
Hermanos: Siempre damos gracias a Dios por todos ustedes, cuando los recordamos en nuestras oraciones, y sin cesar tenemos presente delante de Dios, nuestro Padre, cómo ustedes han manifestado su fe con obras, su amor con fatigas y su esperanza en nuestro Señor Jesucristo con una firme constancia. Sabemos, hermanos amados por Dios, que ustedes han sido elegidos. Porque la Buena Noticia que les hemos anunciado llegó hasta ustedes, no solamente con palabras, sino acompañada de poder, de la acción del Espíritu Santo y de toda clase de dones. Ya saben cómo procedimos cuando estuvimos allí al servicio de ustedes. Y ustedes, a su vez, imitaron nuestro ejemplo y el del Señor, recibiendo la Palabra en medio de muchas dificultades, con la alegría que da el Espíritu Santo.  Así llegaron a ser un modelo para todos los creyentes de Macedonia y Acaya. En efecto, de allí partió la Palabra del Señor, que no sólo resonó en Macedonia y Acaya: en todas partes se ha difundido la fe que ustedes tienen en Dios, de manera que no es necesario hablar de esto. Ellos mismos cuentan cómo ustedes me han recibido y cómo se convirtieron a Dios, abandonando los ídolos para servir al Dios vivo y verdadero, y esperar a su Hijo, que vendrá desde el cielo: Jesús, a quien él resucitó y que nos libra de la ira venidera.

Gradual. Sal. 43, 8-9. -Nos salvaste, Señor, de nuestros enemigos, humillaste a los que nos aborrecen. Todos los días nos glori­amos en el Señor, siempre damos gracias a tu nombre.

Aleluya. Sal. 129,1.- Aleluya, aleluya. Desde lo hondo a ti grito, Señor; Señor, escucha mi voz. Aleluya.

Evangelio. Mat. 13.31-35.-  Entre las parábolas del reino, las del grano de mostaza y de la levadura anuncian la maravillosa propagación de la Iglesia hasta el final de los tiempos.
En aquel tiempo: Dijo Jesús a las turbas esta parábola: "El Reino de los Cielos se parece a un grano de mostaza que un hombre sembró en su campo.  En realidad, esta es la más pequeña de las semillas, pero cuando crece es la más grande de las hortalizas y se convierte en un arbusto, de tal manera que los pájaros del cielo van a cobijarse en sus ramas". Después les dijo esta otra parábola: "El Reino de los Cielos se parece a un poco de levadura que una mujer mezcla con gran cantidad de harina, hasta que fermenta toda la masa". Todo esto lo decía Jesús a la muchedumbre por medio de parábolas, y no les hablaba sin parábolas,  para que se cumpliera lo anunciado por el Profeta: Hablaré en parábolas, anunciaré cosas que estaban ocultas desde la creación del mundo..—Credo.

Ofertorio. Ps. 129, 1-2. -Desde lo más íntimo de mi corazón clamé a Vos, oh se­ñor; oíd benignamente mis oraciones, Dios mío; porque a Vos llamé desde lo más ínti­mo, Señor.

Secreta.- Esta oblación, oh Dios, nos purifique, nos renueve, diriga y proteja. Por nuestro Señor.

Prefacio de la Santísima Trinidad.- En verdad es digno y justo, equitativo y saludable, darte gracias en todo tiempo y lugar, Señor, santo Padre, omnipotente y eterno Dios, que con tu unigénito Hijo y con el Espíritu Santo eres un solo Dios, un solo Señor, no en la individualidad de una sola persona, sino en la trinidad de una sola sustancia. Por lo cual, cuanto nos has revelado de tu gloria, lo creemos también de tu Hijo y del Espíritu Santo, sin diferencia ni distinción. De suerte, que confe­sando una verdadera y eterna Divinidad, adoramos la propiedad en las personas, la unidad en la esencia, y la igualdad en la majestad, la cual alaban los Ángeles y los Arcángeles, los Querubines, que no cesan de cantar a diario, diciendo a una voz. Santo…

Comunión. Marc. 11, 24. -En verdad os aseguro que cuantas cosas pidiereis en la oración, tened viva fe de conseguirlas y se os concederán.

Poscomunión.- Alimentados con las delicias celestiales, te regamos, Señor, que siempre apetezcamos este alimento con que verderamente vivimos. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo.

FOLLETO PDF BILINGÜE (la numeración del domingo no coincide)
PARTITURAS Y GRABACIONES DE LOS PROPIOS
COMENTARIOS DEL CARD. SCHUSTER (sólo las oraciones y las lecturas)
SUGERENCIAS PARA LA HOMILÍA VIDEO

PARTITURAS DE LAS ORACIONES Y LAS LECCIONES
GRABACIONES DE LA EPÍSTOLA Y EVANGELIO
http://www.fsspolgs.org/images/mp3.jpg
http://www.fsspolgs.org/images/chant.jpg
  Epístola
http://www.fsspolgs.org/images/mp3.jpg
http://www.fsspolgs.org/images/chant.jpg
  Evangelio


TEXTOS EN LATÍN

Dóminica Sexta quæ superfuit post EpiphaniamII classis

Introitus: Jerem. xxix: 11, 12, et 14
Dicit Dóminus: Ego cógito cogitatiónes pacis et non adflictiónis. Invocábitis me et Ego exáudiam vos et redúcam captivitátem vestram de cunctis locis. [Ps. lxxxiv: 2] Benedixísti, Dómine, terram tuam: avertísti captivitátem Jacob. Gloria Patri. Dicit Dóminus.
Oratio:
Presta, quǽsumus, omnípotens Deus: ut semper rationabília meditántes, qui tibi sunt plácita, et dictis exsequámur, et factis. Per Dóminum.

I ad Thessalonicénses i: 2-10
    Léctio Epistolæ beáti Pauli Apóstoli ad Thessalonicénses:
Fratres: Grátias ágimus Deo semper pro ómnibus vobis, memóriam faciéntes in oratiónibus nostris sine intermissióne, mémores óperis fidei vestræ et labóris, et caritátis, et sustinéntiæ spei Dómini nostri Jesu Christi, ante Deum et Patrem nostrum: sciéntes fratres, dilécti a Deo, electiónem vestram: quia evangélium nostrum non fuit ad vos in sermóne tantum, sed et in virtúte, et in Spíritu Sancto, et in plenitúdine multa, sicut scitis quales fuérimus vobis propter vos. Et vos imitatóres nostri facti estis, et Dómini, excipiéntes verbum in tribulatióne multa, cum gáudio Spíritus Sancti: ita ut facti sitis forma ómnibus credéntibus in Macedónia et in Acháia. A vobis enim diffamátus est sermo Dómini, non solum in Macedónia, et in Acháia, sed in omni loco fides vestra, quae est ad Deum, profécta est, ita ut non sit nobis necésse quidquam loqui. Ipsi enim de nobis annúntiant qualem intróitum habuérimus ad vos: et quomodo convérsi estis ad Deum a simulácris servíre Deo vivo, et vero, et expectáre Fílium ejus de cælis (quem suscitávit ex mórtuis) Jesum qui erípuit nos ab ira ventúra.
Graduale: Ps. xliii: 8-9
Liberásti nos, Dómine, ex adfligéntibus nos: et eos qui nos odérunt confudísti. In Deo laudábimur tota die et in nómine tuo confitébimur in sǽcula.
Allelúia, allelúia. [Ps.cxxix: 1-2] De profúndis clamávi ad te, Dómine; Dómine, exáudi oratiónem meam. Allelúia
Matthew xiii: 31-35
       Sequéntia sancti Evangélii secúundum Matthæum.
In illo tempore: Dixit Jesus turbis parábolam hanc: Simile est regnum cælórum grano sinápis, quod accípiens homo seminávit in agro suo: quod mínimum quidem est ómnibus semínibus: cum autem créverit majus est ómnibus oléribus, et fit arbor, ita ut vólucres cæli véniant, et hábitent in ramis eius. Aliam parábolam locútus est eis: Simile est regnum cælórum ferménto quod accéptum múlier abscóndit in farínae satis tribus, donec fermentátum est totum. Hæc ómnia locútus est Jesus in parábolis ad turbas: et sine parábolis non loquebátur eis: ut implerétur quod dictum erat per Prophétam dicéntem: "Apériam in parábolis os meum, eructábo abscóndita a constitutióne mundi.
Credo.
Offertorium: Ps.cxxix: 1-2
De profúndis clamávi ad te, Dómine; Dómine, exáudi oratiónem meam. De profúndis clamávi ad te, Dómine.
Secreta:
Hæc nos oblátio, Deus, mundet, quǽsumus, et rénovet, gubérnet, et prótegat. Per Dóminum.

Communio: Marc xi: 24
Amen dico vobis, quidquid orántes pétitis, crédite quia accipiétes, et fiet vobis.
Postommunio: 
Cæléstibus, Dómine, pasti delíciis: quǽsumus: ut semper éadem, per quæ veráciter vívimus appetámus. Per Dóminum.