miércoles, 15 de marzo de 2017

JUEVES DE LA II SEMANA DE CUARESMA


JUEVES DE LA II SEMANA DE CUARESMA
Estación en Santa Maria de Transtiber
Idea dominante de la Misa de esta Feria: Dios concede las gracias que razonablemente le pedimos

INTROITO    Salmo 69, 2 y 3
Oh Dios, atiende a mi socorro; acude, Señor, luego a ayudarme; corridos y avergonzados queden los que me persiguen de muerte (S). Arrédrense y confúndanse los que se complacen en mis males. v/. Gloria al Padre…

COLECTA
Te suplicamos, Señor, nos concedas el auxilio de tu gracia, para que, entregándonos con asiduidad a los ayunos y oraciones, quedemos libres de los enemigos del cuerpo y del alma. Por nuestro Señor…

EPISTOLA Jeremías 17,5-10.
Esto dice el Señor: Maldito sea el hombre que confía en otro hombre, y no en Dios, y se apoya en un brazo de carne miserable, y aparta del Señor su corazón.
Porque será semejante a los tamariscos o retama del árido desierto, y no se aprovechará del bien cuando venga, sino que permanecerá en la sequedad del desierto, en un terreno salobre e inhabitable.
Al contrario, bienaventurado el varón que tiene puesta en el Señor su confianza, y cuya esperanza es el Señor.
Porque será como el árbol transplantado junto a las corrientes de las aguas, el cual extiende hacia la humedad sus raíces, y así no temerá la sequedad cuando venga el estío. Y estarán siempre verdes sus hojas, y no le hará mella la sequía, y jamás dejará de producir fruto.
Pero ¡ah!, perverso y falaz es el corazón de todos los hombres, e impenetrable: ¿quién podrá conocerlo?
Yo el Señor soy el que escudriña los corazones, y el que examina los afectos de ellos, y doy a cada uno la paga según su proceder y conforme al mérito de sus obras.

GRADUAL        Salmo 78, 9 y 10
Perdónanos, Señor, nuestros pecados por amor de tu nombre; no sea que se diga entre los gentiles: ¿Dónde está el Dios de estos? v/. Ayúdanos, oh Dios Salvador nuestro, y por la gloria de tu nombre, líbranos Señor.

EVANGELIO Lucas 16,19-31.
Hubo cierto hombre rico, que se vestía de púrpura y de lino finísimo: y tenía cada día espléndidos banquetes.  Al mismo tiempo vivía un mendigo llamado Lázaro, el cual, cubierto de llagas, yacía a la puerta de éste,  deseando saciarse con las migajas que caían de la mesa del rico; mas nadie se las daba; pero los perros venían y le lamían las llagas.  Sucedió, pues, que murió dicho mendigo, y fue llevado por los ángeles al seno de Abrahán. Murió también el rico, y fue sepultado en el infierno.  Y cuando estaba en los tormentos, levantando los ojos vio a lo lejos a Abrahán y a Lázaro en su seno,  y exclamó diciendo: ¡Padre mío Abrahán!, compadécete de mí y envíame a Lázaro, para que mojando la punta de su dedo en agua, me refresque la lengua, pues me abraso en estas llamas.  Le respondió Abrahán: Hijo, acuérdate que recibiste bienes durante tu vida, y Lázaro al contrario males; y así éste ahora es consolado, y tú atormentado;  fuera de que, entre nosotros y vosotros, está de por medio un abismo insondable: de suerte que los que de aquí quisieran pasar a vosotros, no podrían, ni tampoco de ahí pasar acá.  Ruégote, pues, ¡oh padre!, replicó el rico, que lo envíes a casa de mi padre,  donde tengo cinco hermanos, a fin de que los advierta, y no les suceda a ellos, por seguir mi mal ejemplo, venir también a este lugar de tormentos.  Le replicó Abrahán: Tienen a Moisés y a los profetas: escúchenlos.  No basta esto, dijo él, ¡oh padre Abrahán!, pero si alguno de los muertos fuere a ellos, harán penitencia.  Le respondió Abrahán: Si a Moisés y a los profetas no los escuchan, aun cuando uno de los muertos resucite, tampoco le darán crédito.

OFERTORIO     Éxodo 32, 11, 13 y 14
Moisés rogaba al Señor Dios suyo, diciendo: ¿por qué, oh Señor, se enardece tu furor contra tu pueblo? Apláquese tu ira; acuérdate de Abrahán, de Isaac y de Jacob, tus siervos, a los cuales juraste que su posteridad poseería una tierra que mana leche y miel. Con esto se aplaco el Señor y dejo de ejecutar  contra su pueblo, el castigo que había dicho.

SECRETA
Haz, Señor, que nos santifiquen estos ayunos que con el presente sacrificio dedicamos a tu nombre; para que nuestra abstinencia obre en lo interior lo que exteriormente profesa. Por nuestro Señor…

COMUNION      Juan 6,57
Quien come mi carne, y bebe mi sangre, permanece en mí, y yo en él, dice el Señor.

POSCOMUNION
Te suplicamos, Señor, que no nos abandone tu gracia; la cual nos haga adictos a tu sagrada servidumbre y obtenga siempre tu auxilio. Por nuestro Señor…

SOBRE EL PUEBLO
Oremos. Humillada ante Dios vuestras cabezas
Escucha, Señor, a tus siervos y concédeles la perpetua misericordia que te piden; para que, gloriándose ellos en tenerte por su creador y gobernador, tu les restaures los bienes de que les has colmado y restaurados se los conserves. Por nuestro Señor…

Transcripto por Dña. Ana María Gálvez

TEXTOS DE LA MISA EN LATÍN
Feria V post Dominicam II in QuadragesimaStatio ad S.Mariam trans Tiberim
Introitus.Ps. lxix: 2 et 3.
Deus, in adjutórium meum inténde: Dómine, ad adjuvándum me festína: confundántur et revereántur inimíci mei, qui quærunt ánimam meam. Ps.ibid.,4. Avertántur retrórsum et erubéscant: qui cógitant mihi mala. Glória Patri. Deus in.
Oratio.
Præsta nobis, quǽsumus, Dómine, auxílium grátiæ tuæ: ut, jejúniis et oratiónibus conveniénter inténti, liberémur ab hóstibus mentis et córporis. Per Dóminum.

Jer.17,5-10.
Léctio Jeremíæ Prophétæ.
Hæc dicit Dóminus Deus: «Maledíctus homo, qui confídit in hómine, et ponit carnem bráchium suum, et a Dómino recédit cor ejus. Erit enim quasi myrícæ in desérto, et non vidébit, cum vénerit bonum: sed habitábit in siccitáte in desérto, in terra salsúginis et inhabitábili. Benedíctus vir, qui confídit in Dómino, et erit Dóminus fidúcia ejus. Et erit quasi lignum, quod transplantátur super aquas, quod ad humórem mittit radíces suas: et non timébit, cum vénerit æstus. Et erit fólium ejus víride, et in témpore siccitátis non erit sollícitum, nec aliquándo de sinet fácere fructum. Pravum est cor ómnium et inscrutábile: quis cognóscet illud? Ego Dóminus scrutans cor, et probans renes: qui do unicuique juxta viam suam, et juxta fructum adinventiónum suárum: dicit Dóminus omní potens.
Graduale. Ps. lxxviii: 9 et 10.
Propítius esto, Dómine, peccátis nostris: ne quando dicant gentes: Ubi est Deus eórum? v. Adjuva nos, Deus, salutáris noster: et propter honórem nóminis tui, Dómine, líbera nos.
Luc. xvi: 19-31
Sequéntia sancti Evangélii secúndum Lucam.
In illo témpore: Dixit Jesus pharisǽis: «Homo quidam erat dives, qui induebátur púrpura et bysso: et epulabátur cotídie spléndide. Et erat quidam mendícus, nómine Lázarus, qui jacébat ad jánuam ejus, ulcéribus plenus, cúpiens saturári de micis, quæ cadébant de mensa dívitis, et nemo illi dabat: sed et canes veniébant et lingébant úlcera ejus. Factum est autem, ut morerétur mendícus, et portarétur ab Angelis in sinum Abrahæ. Mórtuus est autem et dives, et sepúltus est in inférno. Elevans autem óculos suos, cum esset in torméntis, vidit Abraham a longe, et Lázarum in sinu ejus: et ipse clamans, dixit: «Pater Abraham, miserére mei, et mitte Lázarum, ut in tíngat extrémum dígiti sui in aquam, ut refrígeret linguam meam, quia crúcior in hac flamma.» Et dixit illi Abraham: «Fili, recordáre, quia recepísti bona in vita tua, et Lázarus simíliter mala: nunc autem hic consolátur, tu vero cruciáris. Et in his ómnibus, inter nos et vos chaos magnum firmátum est: ut hi, qui volunt hinc transíre ad vos, non possint, neque inde huc transmeáre.» Et ait: «Rogo ergo te, pater, ut mittas eum in domum patris mei. Hábeo enim quinque fratres, ut testétur illis, ne et ipsi véniant in hunc locum tormentórum.» Et ait illi Abraham: «Habent Móysen et Prophétas: áudiant illos.» At ille dixit: «Non, pater Abraham: sed si quis ex mórtuis íerit ad eos, pæniténtiam agent.» Ait autem illi: «Si Móysen et Prophétas non áudiunt, neque si quis ex mórtuis resurréxerit, credent.»»
Offertorium. Exodi xxxii: 11,13 et 14.
Precátus est Móyses in conspéctu Dómini, Dei sui, et dixit: «Quare, Dómine, irascéris in pópulo tuo? parce iræ ánimæ tuæ: meménto Abraham, Isaac, et Jacob, quibus jurásti dare terram fluéntem lac et mel. Et placátus est Dóminus de malignitáte, quam dixit fácere pópulo suo.
Secreta.
Præsénti sacrifício, nómini tuo nos, Dómine, jejúnia dicáta sanctíficent: ut, quod observántia nostra profitétur extérius, intérius operétur efféctu. Per Dóminum.

Communio Joann. vi: 57
Qui mandúcat meam carnem, et bibit meum sánguinem, in me manet, et ego in eo, dicit Dóminus.
Postcommunio.
Grátia tua nos, quǽsumus, Dómine, non derelínquat: quæ et sacræ nos déditos fáciat servitúti, et tuam nobis opem semper acquírat. Per Dóminum.

Super populum:
Orémus. Humiliáte cápita vestra Deo.
Oratio.
Adésto, Dómine, fámulis tuis, et perpétuam benignitátem largíre poscéntibus: ut iis, qui te auctóre et gubernatóre gloriántur, ei congregáta restáures et restauráta consérves.  Per Dóminum.