domingo, 12 de marzo de 2017

LUNES DE LA II SEMANADE CUARESMA


LUNES DE LA II SEMANADE CUARESMA
Estación en San Clemente

Idea dominante de la Misa de esta Feria: La justicia y la misericordia de Dios.

INTROITO     Salmo 25, 11-12
Sálvame, Señor, y apiádate de mí: mis pies se han dirigido siempre por el camino de la rectitud. Oh Señor, yo cantares tus alabanzas en las reuniones de la Iglesia. (S). Oh Señor, se tu mi juez, puesto que yo he procedido según mi inocencia; y esperando en el Señor no vacilare. V/.Gloria al Padre…


COLECTA
Te suplicamos, Oh Dios todopoderoso, concedas a tu pueblo, que castiga su cuerpo absteniéndose de manjares, el abstenerse también de toda culpa, siguiendo el camino de la justicia. Por nuestro Señor…

EPISTOLA Daniel 9,15-19.
Ahora, pues, ¡oh Señor Dios nuestro!, tú que con mano fuerte sacaste de tierra de Egipto a tu pueblo, y te adquiriste un renombre glorioso, cual es el que ahora gozas, confesamos que hemos pecado, que hemos cometido la maldad.
Señor, por toda tu justicia o misericordia, te ruego que aplaques la ira y el furor tuyo contra tu ciudad de Jerusalén, y contra tu santo monte de Sión, pues por causa de nuestros pecados, y por las maldades de nuestros padres, Jerusalén y el pueblo tuyo son el escarnio de todos los que están alrededor nuestro.
¡Ea, pues!, atiende, ¡oh Dios nuestro!, a la oración de tu siervo y a sus súplicas; y por amor de ti mismo mira benigno a tu santuario, que está desierto.
Dígnate escuchar, ¡oh Dios mío!, y atiende, abre tus ojos, y mira nuestra desolación y la de la ciudad, en la que se invocaba tu santo Nombre; pues postrados delante de ti te presentamos nuestros humildes ruegos; confiando, no en nuestra justicia, sino en tu grandísima misericordia.
Escucha benigno, ¡oh Señor! Señor, aplácate, atiende, y ponte a obrar nuestra salvación, no lo difieras, ¡oh Dios mío!, por amor de ti mismo, pues la ciudad y tu pueblo llevan el Nombre tuyo.

GRADUAL    Salmo 69, 6 y 3
Se mi amparo y mi libertador: oh Señor, no tardes. v/: Corridos queden y confúndanse los que se complacen en mis males.

TRACTO   Salmo 102,10
Señor, no nos trates según merecen nuestros pecados, ni según nuestras culpas nos castigues. v/. Señor, no te acuerdes de nuestras antiguas maldades: anticípense a favor nuestro cuanto antes tus misericordias; pues nos hallamos reducidos a extrema miseria. Aquí se arrodilla. Ayudamos, oh Dios salvador nuestro: y por la gloria de tu nombre, líbranos, Señor, y perdona nuestros pecados, por amor a tu nombre

EVANGELIO Juan 8,21-29.
Les dijo Jesús en otra ocasión: Yo me voy, y vosotros me buscaréis, y vendréis a morir en vuestro pecado. Adonde yo voy, no podéis venir vosotros.
A esto decían los judíos: ¿Tal vez querrá matarse a sí mismo, y por eso dice: Adonde yo voy, no podéis venir vosotros?
Y Jesús proseguía diciéndoles: Vosotros sois de acá abajo, yo soy de arriba: Vosotros sois de este mundo, yo no soy de este mundo.
Con razón os he dicho que moriréis en vuestros pecados; porque si no creyereis ser yo lo que soy, moriréis en vuestro pecado.
Le replicaban: ¿Pues quién eres tú? Les respondió Jesús : Yo soy el principio de todas las cosas, el mismo que os estoy hablando.
Muchas cosas tengo que decir y condenar en cuanto a vosotros; como quiera, el que me ha enviado, es veraz; y yo sólo hablo en el mundo las cosas que le oí a él.
Ellos no echaban de ver que decía que Dios era su Padre.
Por tanto Jesús les dijo: Cuando hayáis levantado en alto al Hijo del hombre, entonces conoceréis quién soy yo, y que nada hago de mí mismo, sino que hablo lo que mi Padre me ha enseñado.
Y el que me ha enviado está siempre conmigo, y no me ha dejado solo; porque yo hago siempre lo que es de su agrado.

OFERTORIO    Salmo 15, 7 y 8
Bendigo al Señor, que me ha dado buen sentido; contemplo siempre al Señor ante mis ojos, pues está a mi diestra, para que no caiga

SECRETA
Háganos, Señor, dignos de tu protección esta hostia de propiciación y de alabanza que te ofrecemos. Por nuestro Señor…

COMUNION      Salmo 8,2
Oh Señor, dueño nuestro, cuan admirable es tu nombre en toda la tierra.


POSCOMUNION
Haz señor, que esta comunión nos purifique de todo crimen y que nos haga participantes del remedio celestial. Por nuestro Señor…

SOBRE EL PUEBLO
Oremos. Humillad ante Dios vuestras cabezas.
Atiende nuestras suplicas, oh Dios todopoderoso; y da benigno el efecto de tu acostumbrada misericordia a quinees haces que esperen confiadamente en tu bondad. Por nuestro Señor…

Transcripto por Dña. Ana María Gálvez

TEXTOS DE LA MISA EN LATÍN
Feria II post Dominicam II in Quadragesima
Statio ad S.Clementem
Introitus.Ps. xxv: 11-12.
Rédime me, Dómine, et miserére mei: pes enim meus stetit in via recta: in ecclésiis benedícam Dóminum. Ps.ibid.,1 Júdica me, Dómine, quóniam ego in innocéntia mea ingréssus sum: et in Dómino sperans, non infirmábor. Glória Patri. Rédime me, Dómine.
Oratio.
Præsta, quǽsumus, omnípotens Deus: ut fámilia tua, quæ se, affligéndo carnem, ab aliméntis ábstinet: sectándo justítiam, a culpa jejúnet. Per Dóminum.

Dan. ix: 15-19.
Léctio Daniélis Prophétæ.
In diébus illis: Orávit Dániel Dóminum, dicens: «Dómine, Deus noster, qui eduxísti pópulum tuum de terra Ægýpti in manu forti, et fecísti tibi nomen secúndum diem hanc; peccávimus, iniquitátem fécimus, Dómine, in omnem justítiam tuam: avertátur, óbsecro, ira tua et furor tuus a civitáte tua Jerúsalem et monte sancto tuo. Propter peccáta enim nostra et iniquitátes patrum nostrórum. Jerúsalem et pópulus tuus in oppróbrium sunt ómnibus per circúitum nostrum. Nunc ergo exáudi, Deus noster, oratiónem servi tui et preces ejus: et osténde fáciem tuam super sanctuárium tuum, quod desértum est, propter temetípsum. Inclína, Deus meus, aurem tuam, et audi: áperi óculos tuos, et vide desolatiónem nostram et civitátem, super quam invocátum est nomen tuum: neque enim in justificatiónibus nostris prostérnimus preces ante fáciem tuam, sed in miseratiónibus tuis multis. Exáudi, Dómine, placáre, Dómine: atténde et fac: ne moréris propter temetípsum, Deus meus: quia nomen tuum invocátum est super civitátem et super pópulum tuum, Dómine, Deus noster.»
Graduale.Ps. lxix: 6 et 3.
Adjútor meus et liberátor meus esto: Dómine, ne tardáveris. v. Confundántur et revereántur inimíci mei, qui quærunt ánimam meam.
Tractus. Ps. cii: 10.
Dómine, non secúndum peccáta nostra, quæ fécimus nos: neque secúndum iniquitátes nostras retríbuas nobis. v. Ps. lxxviii: 8-9Dómine, ne memíneris iniquitátum nostrárum antiquárum: cito antícipent nos misericórdiæ tuæ, quia páuperes facti sumus nimis. (Hic genuflectitur) Adjuva nos, Deus, salutáris noster: et propter glóriam nóminis tui, Dómine, líbera nos: et propítius esto peccátis nostris, propter nomen tuum.

Joann. viii: 21-29Sequéntia sancti Evangélii secúndum Joánnem.
In illo témpore: Dixit Jesus turbis Judæórum: «Ego vado, et quærétis me, et in peccáto vestro moriémini. Quo ego vado, vos non potéstis veníre.» Dicébant ergo Judǽi: «Numquid interfíciet semetípsum, quia dixit: Quo ego vado, vos non potéstis veníre?» Et dicébat eis: «Vos de deórsum estis, ego de supérnis sum. Vos de mundo hoc estis,ego non sum de hoc mundo. Dixi ergo vobis, quia moriémini in peccátis vestris: si enim non credidéritis, quia ego sum, moriémini in peccáto vestro.» Dicébant ergo ei: «Tu quis es?» Dixit eis Jesus: «Princípium, qui et loquor vobis. Multa habeo de vobis loqui et judicáre. Sed qui me misit, verax est: et ego quæ audívi ab eo, hæc loquor in mundo.» Et non cognovérunt, quia Patrem ejus dicébat Deum. Dixit ergo eis Jesus: «Cum exaltavéritis Fílium hóminis, tunc cognoscétis quia ego sum, et a meípso fácio nihil: sed, sicut dócuit me Pater, hæc loquor: et qui me misit, mecum est, et non relíquit me solum: quia ego, quæ plácita sunt ei, fácio semper.»
Offertorium.Ps. xv: 7 et 8.
Benedícam Dóminum, qui tríbuit mihi intelléctum: providébam Dóminum in conspéctu meo semper: quóniam a dextris est mihi, ne commóvear.
Secreta.
Hæc hóstia, Dómine, placatiónis et laudis, tua nos protectióne dignos effíciat. Per Dóminum.

Communio.Ps. viii: 2.
Dómine, Dóminus noster, quam admirábile est nomen tuum in univérsa terra!
Postcommunio.
Hæc nos commúnio, Dómine, purget a crímine: et cœléstis remédii fáciat esse consórtes. Per Dóminum.

Super populum:
Orémus. Humiliáte cápita vestra Deo.
Oratio.
Adésto supplicatiónibus nostris, omnípotens Deus: et, quibus fidúciam sperándæ pietátis indúlges; consuétæ misericórdiæ tríbue benígnus efféctum. Per Dóminum.