lunes, 3 de abril de 2017

MARTES DE LA I SEMANA DE PASIÓN


MARTES DE LA I SEMANA DE PASION
Estación en San Ciriaco

Idea dominante de la Misa de esta Feria: A ejemplo del salvador que sufre, pongamos nuestra confianza en dios, a fin de que nuestra penitencia sea fructuosa.

INTROITO     Salmo  26, 14
Exspecta Dominum, viriliter age, et confortetur cor tuum, et sustine Dominum (Psalm) Psalmus David, priusquam liniretur. Dominus illuminatio mea et salus mea; quem timebo? Dominus protector vitæ meæ; a quo trepidabo? Exspecta.

Espera en el Señor, y pórtate varonilmente; cobre aliento tu corazón, y espera con paciencia al Señor. (S) El Señor es mi luz y mi salvación: ¿a quién he de temer yo? Espera….
COLECTA
Nostra tibi, Domine, quaesumus, sint accepta jejunia: quae nos et explando gratia tua dignos efficient: et ad remedia perducant aeterna. Per Dominum nostrum.
Te suplicamos, Señor, que nuestros ayunos te sean agradables y que, sirviéndonos de expiación, nos hagan dignos de tu gracia y nos alcancen el remedio eterno. Por nuestro Señor…
EPISTOLA Dan 14, 27-42
Quod cum audissent Babylonii, indignati sunt vehementer: et congregati adversum regem, dixerunt: Judæus factus est rex: Bel destruxit, draconem interfecit, et sacerdotes occidit. Et dixerunt cum venissent ad regem: Trade nobis Danielem, alioquin interficiemus te, et domum tuam. Qui miserunt eum in lacum leonum, et erat ibi diebus sex. Porro in lacu erant leones septem, et dabantur eis duo corpora quotidie, et duæ oves: et tunc non data sunt eis, ut devorarent Danielem. Erat autem Habacuc propheta in Judæa, et ipse coxerat pulmentum, et intriverat panes in alveolo: et ibat in campum ut ferret messoribus. Dixitque Angelus Domini ad Habacuc: Fer prandium, quod habes, in Babylonem Danieli, qui est in lacu leonum. Et dixit Habacuc: Domine, Babylonem non vidi, et lacum nescio. Et apprehendit eum Angelus Domini in vertice ejus, et portavit eum capillo capitis sui, posuitque eum in Babylone supra lacum in impetu spiritus sui. Et clamavit Habacuc, dicens: Daniel serve Dei, tolle prandium, quod misit tibi Deus. Et ait Daniel: Recordatus es mei Deus, et non dereliquisti diligentes te. Surgensque Daniel comedit. Porro Angelus Domini restituit Habacuc confestim in loco suo. Venit ergo rex die septimo ut lugeret Danielem: et venit ad lacum, et introspexit, et ecce Daniel sedens in medio leonum. Et exclamavit voce magna rex, dicens: Magnus es Domine Deus Danielis. Et extraxit eum de lacu leonum. Porro illos, qui perditionis ejus causa fuerant, intromisit in lacum, et devorati sunt in momento coram eo. Tunc rex ait: Paveant omnes habitantes in universa terra Deum Danielis: quia ipse est Salvator, faciens signa, et mirabilia in terra: qui liberavit Danielem de lacu leonum. 

Así que supieron esto los babilonios, se irritaron en extremo; y levantándose contra el rey, dijeron: El rey se ha vuelto judío; destruyó a Bel, ha muerto la serpiente, y quitado la vida a los sacerdotes.
Y habiendo ido a encontrar al rey, le dijeron: Entréganos a Daniel; de lo contrario te matamos a ti y a tu familia.
Viéndose, pues, el rey tremendamente acometido, obligado de la necesidad les entregó a Daniel.
Le metieron ellos en el lago o cueva de los leones, donde estuvo seis días.
Había en el lago siete leones, y les daban cada día dos cadáveres y dos ovejas; y nada les dieron entonces, a fin de que devorasen a Daniel.
Estaba el profeta Habacuc en la Judea; y había cocido un potaje, y desmenuzado unos panes en una vasija, y se iba al campo a llevarlo a los segadores.
Y dijo el ángel del Señor a Habacuc: Esa comida que tienes, llévala a Babilonia, a Daniel, que está en el lago de los leones.
Y respondió Habacuc: Señor, yo no he visto a Babilonia, ni tengo noticia del lago.
Entonces el ángel del Señor lo cogió por la coronilla de la cabeza, y asiéndolo por los cabellos lo llevó con la celeridad de su espíritu a Babilonia sobre el lago.
Y Habacuc levantó la voz, y dijo: ¡Daniel, siervo de Dios!, toma la comida que Dios te envía.
Daniel entonces, dijo: Tú, ¡oh Señor!, te has acordado de mí, y no has desamparado a los que te aman.
Y se levantó Daniel y comió. Y el ángel del Señor volvió luego a Habacuc a su lugar.
Vino, pues, el rey el día séptimo para hacer el duelo por Daniel; y llegando al lago, miró hacia adentro, y vio a Daniel sentado en medio de los leones.
Entonces exclamó el rey en alta voz diciendo: ¡Grande eres, oh Señor Dios de Daniel! Y lo hizo sacar del lago de los leones.
GRADUAL Salmo 42,1 y 3

Discerne causam meam de gente non sancta, ab homine iniquo et doloso erue me. Emitte lucem tuam et veritatem tuam; ipsa me deduxerunt, et adduxerunt in montem sanctum tuum, et in tabernacula tua.

Defiende mi causa, Señor: líbrame del hombre inicuo y engañador. v/. Envíame tu luz y tu verdad: estas me han de guiar y conducir a tu monte santo.

EVANGELIO Jn. 7, 1-13
In illo tempore: Ambulabat Jesus in Galilæam, non enim volebat in Judæam ambulare: quia quærebant eum Judæi interficere. Erat autem in proximo dies festus Judæorum, Scenopegia. Dixerunt autem ad eum fratres ejus: Transi hinc, et vade in Judæam, ut et discipuli tui videant opera tua, quæ facis. Nemo quippe in occulto quid facit, et quærit ipse in palam esse: si hæc facis, manifesta teipsum mundo. Neque enim fratres ejus credebant in eum. Dicit ergo eis Jesus: "Tempus Meum nondum advenit: tempus autem vestrum semper est paratum. Non potest mundus odisse vos: me autem odit: quia ego testimonium perhibeo de illo quod opera ejus mala sunt. Vos ascendite ad diem festum hunc, ego autem non ascendo ad diem festum istum: quia meum tempus nondum impletum est." Hæc cum dixisset, ipse mansit in Galilæa. Ut autem ascenderunt fratres ejus, tunc et ipse ascendit ad diem festum non manifeste, sed quasi in occulto. Judæi ergo quærebant eum in die festo, et dicebant: Ubi est ille? Et murmur multum erat in turba de eo. Quidam enim dicebant: Quia bonus est. Alii autem dicebant: Non, sed seducit turbas. Nemo tamen palam loquebatur de illo propter metum Judæorum. 
Después de esto andaba Jesús por Galilea, porque no quería ir a Judea, visto que los judíos procuraban su muerte. Mas estando próxima la fiesta de los judíos, llamada de los Tabernáculos, sus hermanos y parientes le dijeron: Sal de aquí y vete a Judea, para que también aquellos discípulos tuyos vean las obras maravillosas que haces. Puesto que nadie hace las cosas en secreto, si quiere ser conocido; ya que haces tales cosas, date a conocer al mundo. Porque aun muchos de sus hermanos no creían en él.  Jesús, pues, les dijo: Mi tiempo no ha llegado todavía; el vuestro siempre está a punto. A vosotros no puede el mundo aborreceros; a mí sí que me aborrece, porque yo demuestro que sus obras son malas. Vosotros id a esa fiesta, yo no voy todavía a ella; porque mi tiempo aún no se ha cumplido. Dicho esto, él se quedó en Galilea. Pero algunos días después que marcharon sus hermanos o parientes, él también se puso en camino para ir a la fiesta, no con publicidad, sino como en secreto. En efecto, los judíos en el día de la fiesta le buscaban por Jerusalén, y decían: ¿En dónde está aquel? Y era mucho lo que se susurraba de él entre el pueblo. Porque unos decían: Sin duda es hombre de bien. Otros al contrario: No, sino que trae embaucado al pueblo. Pero nadie osaba declararse públicamente a favor suyo, por temor de los judíos principales.

OFERTORIO     salmo 9, 11-12 y 13
Et sperent in te qui noverunt nomen tuum, quoniam non dereliquisti quærentes te, Domine. Psallite Domino qui habitat in Sion; annuntiate inter gentes studia ejus, quoniam requirens sanguinem eorum recordatus est; non est oblitus clamorem pauperum.

Confíen en ti los que conocen tu nombre: porque jamás has desamparado, Señor, a los que a ti recurren: Cantad himnos al Señor que tiene su morada en el monte de Sion: porque no ha echado en olvido el clamor de los pobres.
SECRETA
Hostias tibi, Domine, deferimus immolandas: quae temporalem consolationem significant; ut promissa non desperemus aeterna. Per Dominum nostrum.
Te ofrecemos, Señor, estas hostias que han de inmolarse: que nos sirvan de consuelo temporal y nos alcancen los dones eternos prometidos. Por nuestro Señor…

PREFACIO DE LA SANTA CRUZ
Vere dignum et justum est, aequum et salutare, nos tibi semper, et ubique gratias agere: Domine sancte, Pater omnipotens, aeterne Deus. Qui salutem humani generis in ligno crucis constituisti: ut, unde mors oriebatur, inde vita resurgeret: et qui in ligno vincebat, in ligno quoque vinceretur, per Christum Dominum nostrum. Per quem majestatem tuam laudant Angeli, adorant Dominationes, tremunt Potestates. Coeli, coelorumque Virtutes, ac beata Seraphim, socia exsultatione concelebrant. Cum quibus et nostras voces, ut admitti jubeas, deprecamur, supplici confessione dicentes:

En verdad es digno y justo, equitativo y saludable, darte gracias en todo tiempo y lugar, Señor, santo Padre, omnipotente y eterno Dios, que pusiste la salvación del género humano en el árbol de la cruz, para que de donde salió la muerte, saliese la vida, y el que en un árbol venció, en un árbol fuese vencido por Cristo nuestro Señor; por quien alaban los Ángeles a tu majestad, la adoran las dominaciones, la temen las Potestades y la celebran con igual júbilo los Cielos, las Vírgenes de los cielos y los bienaventurados Serafines. Te rogamos, que, con sus voces admitas también las de los que decimos, con humilde confesión
COMUNION     Salmo 24, 22
Redime me, Deus Israel, ex omnibus angustiis meis.

Oh, Dios de Israel, líbrame de todas mis tribulaciones.

POSTCOMUNION
Da, quaesumus, omnipotens Deus: ut quae divina sunt, jugiter exsequentes, domnis mereamur caelestibus propinquare. Per Dominum nostrum.
Haz, te rogamos, Dios todopoderoso, que ejecutando constantemente los preceptos divinos, merezcamos acercarnos a los dones celestiales. Por nuestro Señor…
SOBRE EL PUEBLO
Oremus .Humiliate capita vestra Deo.Da nobis, quaesumus, Domine: perseverantem in tua voluntate famulatum; ut in diebus nostris, et merito et numero, populus tibi serviens augeatur. Per Dominum nostrum.

Oremos. Humillad ante Dios vuestras cabezas.
Te suplicamos, Señor, nos concedas que te sirvamos constantemente, según tu voluntad; a fin de que en nuestros días el pueblo que te sirve aumente en méritos y en número. Por nuestro Señor…


Transcripto por gentileza de Dña. Ana María Galvez