sábado, 1 de abril de 2017

SÁBADO DE LA IV SEMANA DE CUARESMA


SÁBADO DE LA IV SEMANA DE CUARESMA
Estación en San Nicolás

Idea dominante de la Misa de esta Feria: La penitencia y la observancia de los preceptos divinos nos procuran la felicidad.

INTROITO    Isaías 55,1
Los que estáis sedientos venid a las aguas, dice el Señor, y los que no tenéis con que pagar, venid y bebed con alegría. (S) Pueblo mío, está atento a mi ley; inclina tu oído a las palabras de mis labios. v/. Gloria al Padre…

COLECTA
Te suplicamos, Señor, que fructifique con tu gracia el afecto de nuestra devoción; porque solo pueden sernos provechosos los ayunos, sin son  gratos a tu piedad. Por nuestro Señor…

EPISTOLA Isaías 49,8-15
Esto dice también el Señor: En el tiempo de mi beneplácito otorgué tu petición, y en el día de la salvación te auxilié y te conservé y te constituí reconciliador de mi pueblo, a fin de que tú restaurases la tierra, y entrases en posesión de las heredades devastadas; para que dijeses a los que están encarcelados: Salid fuera; y a los que están entre tinieblas: Venid a ver la luz. En medio de los caminos hallarán con qué alimentarse, y en toda la llanura habrá qué comer para ellos.  No padecerán hambre ni sed, ni el ardor del sol les ofenderá; porque aquel Señor que usa de tanta misericordia para con ellos, los conducirá, y los llevará a beber en los manantiales de las aguas.  Y haré caminos llanos para transitar por todos mis montes, y mis sendas se convertirán en calzadas.  Mira cómo vienen unos de remotos países, y otros desde el septentrión, y desde el mar u occidente, y estos otros de las regiones del mediodía.  ¡Oh cielos!, entonad himnos; y tú ¡oh tierra!, regocíjate; resonad vosotros, ¡oh montes!, en alabanzas, porque el Señor ha consolado a su pueblo, y se apiadará de sus pobres.  Y entonces dijo Sión: El Señor me ha abandonado, y se ha olvidado de mí el Señor.  Pues, respondió el Señor, ¿puede la mujer olvidarse de su niño, sin que tenga compasión del hijo de sus entrañas? Pero aun cuando pudiese olvidarle, yo nunca podré olvidarme de ti.

GRADUAL     Salmo 9, 14, y 1-2
A cargo tuyo, Señor, esta la tutela del pobre; tú eres el amparo del huerfano. v/. ¿Y por que, Señor, te has retirado a lo lejos; y me has desamparado en el tiempo mas critico, en la tribulación? Mientras que el impío se ensoberbece, se requema el pobre.

EVANGELIO Juan 8,12-20
Y volviendo Jesús a hablar al pueblo, dijo: Yo soy la luz del mundo. El que me sigue, no camina a oscuras, sino que tendrá la luz de la vida. Le replicaron los fariseos: Tú das testimonio de ti mismo; y así tu testimonio no es idóneo. Les respondió Jesús: Aunque yo doy testimonio de mí mismo, mi testimonio es digno de fe. Porque yo sé de dónde he venido, y a dónde voy; pero vosotros no sabéis de dónde vengo, ni a dónde voy, Vosotros juzgáis de mí según la carne; pero yo no juzgo así de nadie;  y cuando yo juzgo, mi juicio es idóneo; porque no soy yo solo el que da el testimonio; sino yo y el Padre que me ha enviado.  En vuestra ley está escrito que el testimonio de dos personas es idóneo. Yo soy el que doy testimonio de mí mismo; y además el Padre, que me ha enviado, da también testimonio de mí.  Le decían a esto: ¿En dónde está tu padre? Respondió Jesús: Ni me conocéis a mí, ni a mi Padre: si me conocierais a mí no dejaríais de conocer a mi Padre. Estas cosas las dijo Jesús enseñando en el templo, en el atrio del tesoro; y nadie le prendió, porque aún no había llegado su hora.

OFERTORIO     Salmo 17,3
El Señor es mi fortaleza, mi amparo y mi libertados: mi Dios es mi sostén, y en el espero.

SECRETA
Te suplicamos, Señor, que te aplaques con nuestras oblaciones y arrastres propicio hacia ti nuestras rebeldes voluntades. Por nuestro Señor…

COMUNION       Salmo 22, 1-2
El Señor me gobierna, nada me falta; él me hace descansan donde abundan de pastos; me lleva junto a las aguas refrescantes.

POSCOMUNION
Te rogamos, Señor, que nos purifiquen tus santos misterios y con su acción nos hagan agradables a ti. Por nuestra Señor…

SOBRE EL PUEBLO
Oremos. Humillad ante Dios vuestras cabezas
Oh Dios, que estas siempre mas inclinado a apiadarte de los que en ti esperan que a irritarte: haz que lloremos dignamente todo lo malo que hemos hecho, para que merezcamos alcanzar la gracia de tu consolación. Por nuestro Señor…

Transcripto por Dña. Ana María Galvez


TEXTOS EN LATÍN


Sabbato post Dominicam IV in Quadragesima

Statio ad S. Nicolaum in Carcere

Introitus. Is. lv:1
Sitiéntes, venite ad aquas, dicit Dóminus: et qui non habétis prétium, veníte et bíbite cum lætítia. Ps. 77, 1. Atténdite, pópule meus, legem meam: inclináte aurem vestram in verba oris mei. Glória Patri. Sitiéntes, venite.
Oratio.
Fiat, Dómine, quǽsumus, per grátiam tuam fructuósus nostræ devotiónis afféctus: quia tunc nobis próderunt suscépta jejúnia, si tuæ sint plácita pietáti. Per Dóminum nostrum.

Is. il: 8-15.
Léctio Isaíæ Prophétæ.
Hæc dicit Dóminus: «In témpore plácito exaudívi te, et in die salútis auxiliátus sum tui: et servávi te, et dedi te in fœdus pópuli, ut suscitáres terram, et possidéres hereditátes dissipátas: ut díceres his, qui vincti sunt: Exíte: et his, qui in ténebris: Revelámini. Super vias pascéntur, et in ómnibus planis páscua eórum. Non esúrient neque sítient, et non percútiet eos æstus et sol: quia miserátor eórum reget eos, et ad fontes aquárum potábit eos. Et ponam omnes montes meos in viam, et sémitæ meæ exaltabúntur. Ecce, isti de longe vénient, ei ecce illi ab aquilóne et mari, et isti de terra austráli. Laudáte, cœli, et exsúlta, terra, jubiláte, montes, laudem: quia consolátus est Dóminus pópulum suum, et páuperum suórum miserébitur. Et dixit Sion: «Derelíquit me Dóminus, et Dóminus oblítus est mei.» Numquid oblivísci potest múlier infántem suum, ut non misereátur fílio uteri sui? et si illa oblíta fúerit, ego tamen non oblivíscar tui,» dicit Dóminus omnípotens.
Graduale. Ps. ix: 14 et 1-2.
Tibi, Dómine, derelíctus est pauper: pupíllo tu eris adjútor. v. Ut quid, Dómine, recessísti longe, déspicis in opportunitátibus, in tribulatióne? dum supérbit ímpius, incénditur pauper.
Joann. viii: 12-20
Sequéntia sancti Evangélii secúndum Joánnem.
In illo témpore: Locútus est Jesus turbis Judæórum, dicens: «Ego sum lux mundi: qui séquitur me, non ámbulat in ténebris, sed habébit lumen vitæ.» Dixérunt ergo ei pharisǽi: «Tu de te ipso testimónium pérhibes: testimónium tuum non est verum.» Respóndit Jesus et dixit eis: «Et si ego testimónium perhíbeo de meípso, verum est testimónium meum: quia scio, unde veni et quo vado: vos autem nescítis, unde vénio aut quo vado. Vos secúndum carnem judicátis: ego non júdico quemquam: et si júdico ego, judícium meum verum est, quia solus non sum: sed ego et, qui misit me, Pater. Et in lege vestra scriptum est, quia duórum hóminum testimónium verum est. Ego sum, qui testimónium perhíbeo de meípso: et testimónium pérhibet de me, qui misit me, Pater.» Dicébant ergo ei: «Ubi est Pater tuus?» Respóndit Jesus: «Neque me scitis neque Patrem meum: si me sciretis, fórsitan et Patrem meum scirétis.» Hæc verba locútus est Jesus in gazophylácio, docens in templo: et nemo apprehéndit eum, quia necdum vénerat hora ejus.
Offertorium. Ps. xvii: 3
Factus est Dóminus firmaméntum meum, et refúgium meum, et liberátor meus: et sperábo in eum.
Secreta.
Oblatiónibus nostris, quǽsumus, Dómine, placáre suscéptis: et ad te nostras etiam rebélles compélle propítius voluntátes. Per Dóminum.

Communio. Ps. xxii: 1-2.
Dóminus regit me, et nihil mihi déerit: in loco páscuæ ibi me collocávit: super aquam refectiónis educávit me.
Postcommunio.
Tua nos, quǽsumus, Dómine, sancta puríficent: et operatióne sua tibi plácitos esse perfíciant. Per Dóminum.

Super populum:
Orémus. Humiliáte cápita vestra Deo.
Oratio.
Deus, qui sperántibus in te miseréri pótius éligis quam irasci: da nobis digne flere mala, quæ fécimus; ut tuæ consolatiónis grátiam inveníre mereámur. Per Dóminum.