martes, 6 de junio de 2017

MARTES DE PENTECOSTÉS

MARTES DE PENTECOSTÉS
Estación en Santa Anastasia
Los sacramentos son los grandes medios de salvación; nosotros podemos por la gracia del Espíritu Santo, sacar de ellos la fuerza, la luz y la conversión.

INTROITO    4 Esdras 2, 36 y 37
Recibid el gozo de vuestra gloria, aleluya; dando gracias a Dios, aleluya; que os ha llamado a los celestiales reinos: aleluya, aleluya, aleluya. (S). Escucha, pueblo mío, mi ley; y presta oído a las palabras de mi boca. v/. Gloria al Padre…

COLECTA
Te suplicamos, Señor, que nos asista la virtud del Espíritu Santo, para que purifique nuestros corazones y nos defienda de toda adversidad. Por nuestro Señor…En unidad del mismo…

EPISTOLA Hechos de los Apóstoles 8,14-17.
En aquellos días, sabiendo, pues, los apóstoles, que estaban en Jerusalén, que los samaritanos habían recibido la palabra de Dios, les enviaron a Pedro y a Juan.  Estos en llegando, hicieron oración por ellos a fin de que recibiesen al Espíritu Santo.  Porque aún no había descendido sobre ninguno de ellos, sino que solamente estaban bautizados en nombre del Señor Jesús.  Entonces les imponían las manos, y luego recibían al Espíritu Santo.

ALELUYA, ALELUYA. v/. El Espíritu Santo os enseñara cuanto yo os dijere. Aleluya. v/. (se arrodillan) Ven, Espíritu Santo, llena los corazones de tus fieles, enciende en ellos el fuego de tu amor.

SECUENCIA
   Ven, oh Espíritu Santo,
Y envía desde el cielo
De la Luz sacrosanta
Un puro rayo que penetre  el pecho.
   Ven, Padre de los pobres,
Ven, oh liberal Dueño
De dones celestiales;
Ven y alumbra las almas con tu fuego.
   Del pecho atribulado
Consolador excelso,
Y del alma afligida
Refugio suave y dulce refrigerio.
   Descanso en los trabajos,
En el bochorno intenso
De la aflicción alivio.
Y del llanto dulcísimo consuelo.
  ¡Oh bienaventurada
Luz de esplendor eterno,
Llena, llena a los fieles
Del corazón los más profundos senos!
   Sin ti solo es el hombre
La nada de que fue hecho;
Todo sin ti es la nada,
Pues sin ti nada hay santo, nada recto.
   Lava lo que esta inmundo,
Riega lo que está seco;
Y, medico divino,
Sana tú en mi lo mucho que hay enfermo.
   Doblega lo inflexible,
Y fomenta lo yerto
De mi amor; y a ti vuelva
Lo que en mi se desvía de tu centro.
   Dale al que en ti confía,
Da siempre a tu fiel siervo
De celestiales dones
El septenario número de efectos.
    Danos de las virtudes
El mérito y el premio;
Da salud a nuestra alma
Y danos, finalmente, gozo eterno. Amen. Aleluya

EVANGELIO San Juan 10,1-10.
En aquel tiempo, dijo Jesús a los fariseos: En verdad, en verdad os digo, prosiguió Jesús, que quien no entra por la puerta en el aprisco de las ovejas, sino que sube por otra parte, es un ladrón y salteador.  Mas el que entra por la puerta, pastor es de las ovejas.  A éste el portero le abre, y las ovejas escuchan su voz, y él llama por su nombre a las ovejas, y las saca fuera al pasto.  Y cuando ha hecho salir sus ovejas, va delante de ellas y las ovejas le siguen, porque conocen su voz.  Mas a un extraño no lo siguen, sino que huyen de él; porque no conocen la voz de los extraños.  Esta comparación les puso Jesús; pero no entendieron lo que les decía.  Por eso Jesús les dijo por segunda vez: En verdad, en verdad os digo, que yo soy la puerta de las ovejas.  Todos los que hasta ahora han venido, o entrado por otra parte, son ladrones y salteadores, y así las ovejas no os han escuchado.  Yo soy la puerta. El que por mí entrare, se salvará; y entrará, y saldrá sin tropiezo, y hallará pastos.  El ladrón no viene sino para robar, y matar, y hacer estrago. Mas yo he venido para que las ovejas tengan vida, y la tengan en más abundancia.

OFERTORIO   Salmo 77, 23-25
Abrió el Señor las puertas del cielo; e hizo llover maná para nutrirlos; envioles pan del cielo, comió el hombre pan de Angeles, aleluya.

SECRETA
Te suplicamos, Señor, que nos purifique la oblación del don presente y que nos haga dignos de su agrada participación. Por nuestro Señor…

PREFACIO
Realmente es justo y necesario, es nuestro deber y salvación, darte gracias, siempre y en todo lugar, Señor, Padre Santo, Dios todopoderoso y eterno, por Cristo nuestro Señor: Que después de subir al Cielo, donde está sentado a tu derecha, ha derramado (en este día) sobre tus hijos adoptivos el Espíritu Santo que había prometido. Por eso con esta infusión de gozo el mundo entero desborda de alegría, y también los coros celestiales, los Ángeles y los Arcángeles, cantan sin cesar el himno de tu gloria:

COMUNION   Juan 15, 26; 16,14;17, 1 y 5
El Espíritu que procede del Padre, aleluya; el me glorificara, aleluya, aleluya.

POSCOMUNION
Te suplicamos, Señor, que el Espíritu Santo renueve nuestras almas con estos divinos sacramentos; puesto que él es la remisión de todos los pecados. Por nuestro Señor…en unidad del mismo…
Transcripto por Dña. Ana María Galvez

Feria Tertia infra Octavam Pentecostes
Statio ad S. Anastasiam

Introitus: 4 Esdr. ii: 36, et 37
Accípite jucunditátem glóriæ vestræ, allelúja: grátias agéntes Deo, allelúja: qui vos ad cæléstia regna vocávit, allelúja, allelúja, allelúja. [Ps. lxxvii: 1] Atténdite, pópule meus, legem meam: inclináte aurem vestram in verba oris mei. v. Glória Patri. Accípite jucunditátem.
Oratio:
Adsit nobis, quǽsumus, Dómine, virtus Spíritus Sancti: quæ et corda, nostra cleménter expúrget, et ab ómnibus tueátur advérsis. Per Dóminum ... in unitáte ejúsdem.

Act. viii: 14-17
Léctio Actuum Apostolórum.
Cum audíssent Apóstoli, qui erant Jerosólymis, quod recepíssent Samaria verbum Dei, misérunt ad eos Petrum, et Joánnem. Qui cum veníssent, oravérunt pro ipsis ut accíperent Spíritum Sanctum: nondum enim in quemquam illórum vénerat, sed baptizáti tantum erant in nómine Dómini Jesu. Tunc imponébant manus super illos, et accipiébant Spíritum Sanctum.
Allelúja, allelúja. v. [Joann. xiv: 26] Spíritus Sanctus docébit vos quæcúmque díxero vobis. Allelúja. [Hic genuflectitur] v. Veni, sancte Spíritus, reple tuórum corda fidélium: et tui amóris in eis ignem accénde.
Sequentia
Veni, sancte Spíritus,
        Et emítte cælitus
        Lucis tuæ rádium.
Veni pater páuperum,
        Veni dator múnerum,
        Veni lumen córdium.
Consolátor óptime,
        Dulcis hospes ánimæ,
        Dulce refrigérum.
In labóre réquies,
        In æstu tempéries,
    In fletu solátium.
O lux beatíssima,
        Reple cordis íntima
        Tuórum fidélium.
Sine tuo númine,
        Nihil est in hómine,
        Nihil est innóxium.
Lava quod est sórdidum,
        Riga quod est áridum,
        Sana quod est sáucium.
Flecte quod est rígidium,
        Fove quod est frígidium,
        Rege quod est dévium.
Da tuis fidélibus,
        In te confidéntibus,
        Sacrum septenárium.
Da virtutútis méritum,
        Da salútis éxitum,
        Da perénne gáudium.
        Amen. 
 Allelúja.
Joann. x: 1-10
+
Sequéntia sancti Evangélii secúndum Joánnem.
In illo témpore: Dixit Jesus pharisæis: «Amen, amen dico vobis: qui non intrat per óstium in ovíle óvium, sed ascéndit aliúnde, ille fur est, et latro. Qui autem intrat per óstium, pastor est óvium. Huic ostiárius áperit, et oves vocem ejus áudiunt, et próprias oves vocat nominátim, et edúcit eas. Et cum proprias oves emíserit, ante eas vadit: et oves illum sequúntur, quia sciunt vocem ejus. Aliénum autem non sequúntur, sed fúgiunt ab eo; quia non novérunt vocem alienórum.» Hoc provérbium dixit eis Jesus. Illi autem non cognovérunt quid loquerétur eis. Dixit ergo eis íterum Jesus: «Amen, amen dico vobis, quia ego sum óstium óvium. Omnes quotquot venérunt fures sunt, et latrónes, et non audiérunt eos oves. Ego sum óstium. Per me si quis introíerit, salvábitur: et ingrediétur, et egrediétur, et páscua invéniet. Fur non venit nisi ut furétur, et mactet, et perdat. Ego veni ut vitam hábeant, et abundántius hábeant.»
Credo.
Offertorium: Ps. lxxvii: 23-24
Portas cæli apéruit Dóminus: et pluit illis manna, ut éderent: panem cæli, dedit eis, panem Angelórum manducávit homo, allelúja.

Secreta:
Puríficet nos quǽsumus, Dómine, múneris præséntis oblátio: et dignos sacra participatióne effíciat. Per Dóminum.

VERE DIGNUM et iustum est, æquum et salutáre, nos tibi semper et ubíque grátias ágere: Dómine sancte, Pater omnípotens, ætérne Deus,  per Christum, Dóminum nostrum.       Qui ascéndens super omnes cælos, sedénsque ad déxteram tuam,  promíssum Spíritum Sanctum (hodiérna die) in fílios adoptiónis effúdit. Quaprópter profúsis gáudiis, totus in orbe terrárum mundus exsúltat.  Sed et supérnæ Virtútes, atque angélicæ Potestátes,  hymnum glóriæ tuæ cóncinunt, sine fine dicéntes:

Communio: Joann. xv: 26:
Spíritus qui a Patre procédit, allelúja: ille me clarificábit,, allelúja, allelúja.

Postcommunio:

Mentes nostras, quǽsumus Dómine, Spíritus Sanctus divínis réparet sacraméntis: quia ipse est remíssio ómnium peccatórum. Per Dóminum ... in unitáte ejúsdem.