jueves, 7 de septiembre de 2017

LA NATIVIDAD DE LA VIRGEN MARÍA. 8 de septiembre


8 de septiembre
LA NATIVIDAD DE LA VIRGEN MARÍA
Conmemoración de san Adrián, mártir
II clase, blanco. Gloria, Prefacio de la Virgen.

Esta fiesta mariana tiene su origen en la dedicación de una iglesia en Jerusalén. María ocupa un lugar privilegiado en la historia de la salvación, y su nacimiento es motivo de gozo profundo. En esta basílica, que había de convertirse en la iglesia de Santa Ana (siglo XII), san Juan Damasceno saludó a la Virgen niña: "Dios te salve, Probática, santuario divino de la Madre de Dios… ¡Dios te salve, María, dulcísima hija de Ana!". Aunque el Nuevo Testamento no reporta datos directos sobre la vida de la Virgen María, una tradición oriental veneró su nacimiento desde mediados del siglo V, ubicándolo en el sitio de la actual Basílica de "Santa Ana", en Jerusalén. La fiesta pasó a Roma en el siglo VII y fue apoyada por el Papa Sergio I.
INTROITO
SALVE, sancta Parens, eníxa puérpera Regem: qui cælum terrámque regit in sǽcula sæculórum. V/. Sal 44, 2. Eructávit cor meum verbum bonum: dico ego ópera mea Regi. Glória Patri.
SALVE, santa Madre, que engendraste al Rey que rige cielos y tierra por los siglos de los siglos. V/. Me brota del corazón un poema bello; al Rey consagro mis obras. V/. Gloria al Padre.
ORÁCIÓN
FÁMULIS Fámulis tuis, quǽsumus, Dómine, cæléstis grátiæ munus impertíre: ut, quibus beátæ Vírginis partus éxstitit salútis exórdium; Nativitátis ejus votíva solémnitas pacis tríbuat incrémentum. Per Dóminum.
TE PEDIMOS, Señor, que des a tus siervos el don de la gracia celestial; a fin de que los que hemos recibido las primicias de la salvación en el parto de la Virgen Santa; merezcamos un aumento de paz en la solemnidad de su Natividad. Por Nuestro Señor Jesucristo.
Oración de la conmemoración.
Præsta, quǽsumus, omnípotens Deus: ut, qui beáti Hadriáni Mártyris tui natalíta cólimus, intercessióne ejus, in tui nóminis amóre roborémur. Per Dóminum nostrum.
OH DIOS omnipotente, haz, te pedimos, que crezcamos en el amor de tu nombre, por la intercesión de tu santo Mártir Adrián, cuyo nacimiento celebramos. Por Nuestro Señor Jesucristo.

EPÍSTOLA Prov 8, 22-35
LÉCTIO LIBRI SAPIÉNTIÆ. 
Dóminus possédit me in inítio viárum suárum, ántequam quidquam fáceret a princípio. Ab ætérno ordináta sum, et ex antíquis, ántequam terra fíeret. Nondum erant abyssi, et ego jam concépta eram: necdum fontes aquárum erúperant: necdum montes gravi mole constíterant: ante colles ego parturiébar: adhuc terram non fécerat, et flúmina, et cárdines orbis terræ. Quando præparábat cælos, áderam: quando certa lege et gyro vallábat abyssos: quando áethera firmábat sursum et librábat fontes aquárum: quando circúmdabat mari términum suum, et legem ponébat aquis, ne transírent fines suos: quando appendébat fundaménta terræ. Cum eo eram cuncta compónens: et delectábar per síngulos dies, ludens coram eo omni témpore: ludens in orbe terrárum: et delíciæ meæ esse cum fíliis hóminum. Nunc ergo, fílii, audíte me: Beáti, qui custódiunt vias meas. Audíte disciplínam, et estóte sapiéntes, et nolíte abjícere eam. Beátus homo, qui audit me, et qui vígilat ad fores meas quotídie, et obsérvat ad postes óstii mei. Qui me invénerit, invéniet vitam, et háuriet salútem a Dómino.
LECTURA DEL LIBRO DE LA SABIDURÍA.
El Señor me ha creado, primicias de sus caminos, que antes de todas sus obras. Desde la eternidad fui constituida, desde el comienzo, antes de los orígenes de la tierra. Aún no existían los océanos, y yo estaba ya concebida; aún no había brotado las fuentes, no estaban asentados los montes, antes de los collados, había yo nacido; aún no había hecho la tierra, ni los campos, ni la materia del polvo de la tierra. Cuando él preparaba los cielos, allí estaba yo; cuando trazó un círculo sobre la faz del abismo, cuando sujetó las nubes en lo alto, y afianzó las fuentes del abismo, cuando fijó sus límites al mar para que las aguas no traspasaran sus orillas; cuando trazó los cimientos de la tierra, junto a él me hallaba yo artífice, y era cada día sus delicias jugueteando en su globo terrestre y deleitándose en los hijos de los hombres. Ahora, pues, hijos, oídme: Dichosos los que siguen mis caminos. Oíd mis instrucciones, y sed cuerdos, y no las desechéis. Dichoso el hombre que me oye y vela diariamente a mis puertas, guardando sus postigos. Quien me halla, ha hallado la vida, y alcanza el favor del Señor.

GRADUAL
BENEDÍCTA et venerábilis es, Virgo Maria: quæ sine tactu pudóris invénta es Mater Salvatóris. V/. Virgo, Dei Génetrix, quem totus non capit orbis, in tua se clausit víscera factus homo.
BENDITA y venerable eres, Virgen María; que sin menoscabo de tu virginidad, eres Madre del Salvador. V/. Virgen Madre de Dios, el que no cabe en todo el orbe, se ha encerrado haciéndose hombre en tu seno.

ALELUYA
ALLELÚJA, allelúja. V/.  Felix es, sacra Virgo María, et omni laude digníssima: quia ex te ortus est sol justítiæ, Christus, Deus noster. Allelúja.  
ALELUYA, aleluya. V/. Feliz y digan de toda alabanza eres tú, Virgen Sagrada María, pues de ti nació el sol de justicia, Cristo, Dios nuestro. Aleluya.

EVANGELIO Mt 1, 1-16
SEQUÉNTIA SANCTI EVANGÉLII SECÚNDUM MATTHÁEUM.
Liber generatiónis Jesu Christi, fílii David, fílii Abraham. Abraham génuit Isaac. Isaac autem génuit Jacob. Jacob autem génuit Judam et fratres ejus. Judas autem génuit Phares, et Zaram de Thamar. Phares autem génuit Esron. Esron autem génuit Aram. Aram autem génuit Amínadab. Amínadab autem génuit Naásson. Naásson autem génuit Salmon. Salmon autem génuit Booz de Rahab. Booz autem génuit Obed ex Ruth. Obed autem génuit Jesse. Jesse autem génuit David regem. David autem rex génuit Salomónem ex ea, quæ fuit Uríæ. Salomónem autem génuit Róboam. Róboam autem génuit Abiam. Abias autem génuit Asa. Asa autem génuit Jósaphat. Jósaphat autem génuit Joram. Joram autem génuit Ozíam. Ozías autem génuit Jóatham. Jóatham autem génuit Achaz. Achaz autem génuit Ezechíam. Ezechías autem génuit Manássen. Manásses autem génuit Amon. Amon autem génuit Josíam. Josías autem génuit Jechoniam, et fratres ejus in transmigratióne Babylónis. Et post transmigratiónem Babylónis: Jechonías génuit Saláthiel. Saláthiel autem génuit Zoróbabel. Zoróbabel autem génuit Abiud. Abiud autem génuit Elíacim. Elíacim autem génuit Azor. Azor autem génuit Sadoc. Sadoc autem génuit Achim. Achim autem génuit Eliud. Eliud autem génuit Eleázar. Eleázar autem génuit Mathan. Mathan autem génuit Jacob. Jacob autem génuit Joseph virum Maríæ, de qua natus est Jesus, qui vocátur Christus.
LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN MATEO.
Libro del origen de Jesucristo, hijo de David, hijo de Abrahán. Abrahán engendró a Isaac, Isaac engendró a Jacob, Jacob engendró a Judá y a sus hermanos. Judá engendró, de Tamar, a Fares y a Zará, Fares engendró a Esrón, Esrón engendró a Arán, Arán engendró a Aminadab, Aminadab engendró a Naasón, Naasón engendró a Salmón, Salmón engendró, de Rajab, a Booz; Booz engendró, de Rut, a Obed; Obed engendró a Jesé, Jesé engendró a David, el rey. David, de la mujer de Urías, engendró a Salomón, Salomón engendró a Roboán, Roboán engendró a Abías, Abías engendró a Asaf, Asaf engendró a Josafat, Josafat engendró a Jorán, Jorán engendró a Ozías, Ozías engendró a Joatán, Joatán engendró a Acaz, Acaz engendró a Ezequías,  Ezequías engendró a Manasés, Manasés engendró a Amós, Amós engendró a Josías; Josías engendró a Jeconías y a sus hermanos, cuando el destierro de Babilonia. Después del destierro de Babilonia, Jeconías engendró a Salatiel, Salatiel engendró a Zorobabel, Zorobabel engendró a Abiud, Abiud engendró a Eliaquín, Eliaquín engendró a Azor, Azor engendró a Sadoc, Sadoc engendró a Aquín, Aquín engendró a Eliud, Eliud engendró a Eleazar, Eleazar engendró a Matán, Matán engendró a Jacob; y Jacob engendró a José, el esposo de María, de la cual nació Jesús, llamado Cristo.

OFERTORIO
BEÁTA es, Virgo María, quæ ómnium portásti Creatórem: genuísti, qui te fecit, et in ætérnum pérmanes Virgo. 
SANTA eres tú, Virgen María, que llevaste en tu seno al Creador: engendraste a la que te creó y permaneces Virgen para siempre.

SECRETA
UNIGÉNITI tui, Dómine, nobis succúrrat humánitas: ut, qui natus de Vírgine, matris integritátem non mínuit, sed sacrávit; in Nativitátis ejus solémnis, nostris nos piáculis éxuens, oblatiónem nostram tibi fáciat accéptam Jesus Christus Dóminus noster: Qui tecum.
SEÑOR, que la humanidad de tu Unigénito nos socorra; y así como naciendo de la Virgen Madre no mermó su Virgnidad; sino que la hizo más pura; de la misma manera, purificándonos de nuestras culpas en la solemnidad de su Natividad, te haga aceptable nuestra ofrenda, Jesucristo, Señor nuestro. Que contigo.

Secreta de la conmemoración. 
MUNÉRIBUS nostris, quǽsumus, Dómine, precibúsque suscéptis: et cæléstibus nos munda mystériis, et cleménter exáudi. Per Dóminum.
RECIBIDOS nuestros dones y súplicas, te pedimos, Señor, nos purifiques por los misterios celestiales y nos escuches benignamente. Por Nuestro Señor Jesucristo.
Prefacio de la Virgen: “et in Nativitate”

COMUNIÓN
BEÁTA víscera Maríæ Vírginis, quæ portavérunt ætérni Patris Fílium.  
BENDITAS las entrañas de la Virgen María, que llevaron al Hijo del Eterno Padre.
  
POSTCOMUNIÓN
SÚMPSIMUS, Dómine, celebritátis ánnuæ votiva sacraménta: præsta, quǽsumus; ut et temporális vitæ nobis remédia prǽbeant et ætérnæ. Per Dóminum.
HABIENDO recibido, los sacramentos en la celebración de esta solemnidad anual; haz, Señor, que sean remedio  para vida presente y futura. Por Nuestro Señor Jesucristo.
Poscomunión de la Conmemoración
DA, quǽsumus, Dómine Deus noster: ut, sicut tuórum commemoratióne Sanctórum, temporáli gratulámur offício; ita perpétuo lætémur aspéctu. Per eúndem Dóminum.
HACED, oh Señor, Dios nuestros, que así como nos alegramos en la tierra celebrando la conmemoración de tu tus santos, así también con su visión nos gocemos en el cielo. Por Nuestro Señor Jesucristo.


Transcripto por Dña. Ana María Galvez