sábado, 17 de diciembre de 2016

SÁBADO DE LAS TÉMPORAS DEL ADVIENTO


SÁBADO DE LAS TÉMPORAS DEL ADVIENTO
II clase, morado
ESTACION EN SANPEDRO

Idea dominante de la Misa de esta Feria: Suplicas ardientes por el advenimiento espiritual del Salvador a nuestras almas.

INTROITO     Salmo 79, 4 y 2
Ven y muéstranos tu rostro, oh Señor, tú que estas sentado sobre los Querubines, y seremos salvos. (S). Pastor de Israel, presta tu oído; tú que conduces a José como una oveja.  V./ Gloria

Después del Kyrie eleison, el sacerdote dice inmediatamente:
Oremos. Arrodillémonos.  R./ Levantaos
Oh Dios, que conoces que nuestra aflicción proviene de nuestras maldades; concédenos propicio: que con tu venida quedemos consolados. Tú que vives y reinas…
En las Misas conventuales y de Ordenación debe recitarse siempre todas las lecciones y oraciones. En las  demás Misas, lo mismo cantadas que rezadas, se puede decir solo la primera oración con la primera lección.

LECCION DEL PROFETA ISAIAS       19, 20-22
Será signo y testimonio del Señor del universo en tierra egipcia. Si claman al Señor contra el opresor, él les enviará un salvador y defensor que los libere.  El Señor se manifestará a Egipto, y Egipto reconocerá al Señor aquel día. Le ofrecerán sacrificios y ofrendas, harán votos al Señor y los cumplirán. El Señor herirá a Egipto con una plaga, pero lo curará; retornarán al Señor, él escuchará su súplica y los curará.

GRADUAL      Salmo 18, 7 y 2
Sale de una extremidad del cielo, y corre hasta la otra extremidad del mismo. V./ Los cielos proclaman la gloria de Dios; y el firmamento publica las obras de su mano.

Oremos. Arrodillémonos.  R./ Levantaos
Te pedimos, omnipotente Dios, nos concedas: que los que nos vemos oprimidos con antigua esclavitud bajo el yugo del pecado, seamos libertados con la esperada natividad de tu Unigénito Hijo. Que contigo vive y reina…

LECCION DEL PROFETA ISAIAS     35, 1-7
El desierto y el yermo se regocijarán, se alegrará la estepa y florecerá, germinará y florecerá como flor de narciso, festejará con gozo y cantos de júbilo. Le ha sido dada la gloria del Líbano, el esplendor del Carmelo y del Sarón. Contemplarán la gloria del Señor, la majestad de nuestro Dios.  Fortaleced las manos débiles,  afianzad las rodillas vacilantes; decid a los inquietos: «Sed fuertes, no temáis.  ¡He aquí vuestro Dios! Llega el desquite,  la retribución de Dios. Viene en persona y os salvará».  Entonces se despegarán los ojos de los ciegos, los oídos de los sordos se abrirán;  entonces saltará el cojo como un ciervo  y cantará la lengua del mudo,  porque han brotado aguas en el desierto  y corrientes en la estepa. El páramo se convertirá en estanque, el suelo sediento en manantial. En el lugar donde se echan los chacales habrá hierbas, cañas y juncos.

GRADUAL    Salmo 18, 6 y 7
Puso su tienda en el sol; y este semeja a un esposo que sale de su tálamo nupcial. V./ Sale de una extremidad del cielo, y corre hasta la otra extremidad del mismo.

Oremos. Arrodillémonos.  R./ Levantaos
Te suplicamos, Señor, que a nosotros indignos siervos tuyos, a quienes entristece la culpa de sus propias acciones, alegre la llegada de tu Unigénito Hijo. Que vive y reina…

LECCION DEL PROFETA ISAIAS      40, 9-11
Súbete a un monte elevado, heraldo de Sión; alza fuerte la voz,  heraldo de Jerusalén; álzala, no temas, di a las ciudades de Judá: «Aquí está vuestro Dios.  Mirad, el Señor Dios llega con poder y con su brazo manda. Mirad, viene con él su salario  y su recompensa lo precede. Como un pastor que apacienta el rebaño, |reúne con su brazo los corderos y los lleva sobre el pecho;  cuida él mismo a las ovejas que crían».
GRADUAL    Salmo 79, 20 y 3
Oh Señor, Dios de los ejércitos, conviértenos a ti, y muéstranos tu rostro, y seremos salvos. V./ Ostenta  tu poder, y ven a salvarnos.
Oremos. Arrodillémonos.  R./ Levantaos

Te rogamos, oh Dios todopoderoso, que la solemnidad venidera de tu Hijo, nos confiera el remedio de la vida presente y nos conceda la recompensa eterna. Por el mismo Jesucristo nuestro Señor…

LECCION DEL PROFETA ISAIAS     45, 1-8
Esto dice el Señor a su Ungido, a Ciro:  «Yo lo he tomado de la mano, para doblegar ante él las naciones  y desarmar a los reyes,  para abrir ante él las puertas,  para que los portales no se cierren. 2 Yo iré delante de ti, allanando señoríos;  destruiré las puertas de bronce,  arrancaré los cerrojos de hierro;  te daré los tesoros ocultos,  las riquezas escondidas,| para que sepas que yo soy el Señor,  el Dios de Israel, que te llamo por tu nombre.  Por mi siervo Jacob, por mi escogido Israel,  te llamé por tu nombre,  te di un título de honor,  aunque no me conocías.  Yo soy el Señor y no hay otro; |fuera de mí no hay dios. Te pongo el cinturón,  aunque no me conoces, para que sepan de Oriente a Occidente  que no hay otro fuera de mí.  Yo soy el Señor y no hay otro,  el que forma la luz y crea las tinieblas;  yo construyo la paz y creo la desgracia. Yo, el Señor, realizo todo esto. Cielos, destilad desde lo alto la justicia, las nubes la derramen,  se abra la tierra y brote la salvación,  y con ella germine la justicia.  Yo, el Señor, lo he creado

GRADUAL    Salmo 79, 3,2 y3
Ostenta, Señor, tu poder y ven a salvarnos. V./ Escucha, pastor de Israel, tu que apacientas al pueblo de José, como a ovejas. Tú que estas sentado sobre los querubines. Manifiéstate delante de Efraím, de Benjamín y de Masases.

Oremos. Arrodillémonos.  R./ Levantaos
Te rogamos, Señor, escuches benigno las suplicas de tu pueblo: a fin de que, pues somos justamente afligidos por nuestros pecados, seamos consolados con la visitación de tu piedad: Que vives y reinas…

LECCION DEL PROFETA DANIEL      3, 47,51
La llama se elevaba más de veinte metros por encima del horno;  se expandió y abrasó a los caldeos que halló alrededor del horno. Pero el ángel del Señor descendió al horno con Azarías y sus compañeros y sacó la llama de fuego fuera del horno;  formó en el centro del horno una especie de viento como rocío que soplaba, y el fuego no les tocó en absoluto, ni les hizo daño ni les causó molestias. Entonces los tres, como una sola boca, empezaron a cantar himnos, a glorificar y a bendecir a Dios dentro del horno diciendo:
Aquí no se responde: Deo gratias

HIMNO   Daniel 3, 52-56
Bendito seas tú, Señor, dios de nuestros padres. Y digno eres de loor y de gloria, y de ser ensalzado para siempre.
Bendito sea tu santo y glorioso nombre. Y digno es de ser alabado y ensalzado en todos los siglos.
Bendito eres tú en el templo santo de tu gloria. Y sobre todo loor y gloria por todos los siglos.
Bendito eres tú en el trono de tu reino. Y sobre todo loor y gloria por todos los siglos.
Bendito eres sobre el cetro de tu divinidad. Y sobre todo loor y gloria por todos los siglos.
Bendito eres tú que con tu vista penetras los abismos, y estas sentado sobre querubines. Y eres digno de loor y de ser ensalzado por todos los siglos.
Bendito eres tú que andas sobre las alas de los vientos y las olas del mar. Y digno de loor y de gloria por todos los siglos.
Bendígante todos tus Ángeles y Santos. Y te alaben y glorifiquen por todos los siglos.
Bendígante los cielos, la tierra, mar y todo cuanto existe en ellos. Y te alaben y glorifiquen por todos los siglos.
Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo. Y al que es digno de alabanza y gloria por todos los siglos.
Como en el principio y ahora y siempre, y por todos los siglos. Amen. Y al que es digno de alabanza y gloria por todos los siglos.
Bendito eres Tú, oh Señor, Dios de nuestros padres; y digno eres de loor y de gloria y de ser ensalzado para siempre.
Aquí dice el sacerdote: Dominus vobiscum, y luego sin Flectamus genua, la

COLECTA
Oh Dios, que mitigaste las llamas del fuego, en que pusieron a estos tres jóvenes; concede propicio que a nosotros tus siervos no nos abrase la llama de los vicios. Por nuestro Señor…

EPISTOLA DE SAN PABLO A LOS TESALONICENSES    2, 2,1-8
A propósito de la venida de nuestro Señor Jesucristo y de nuestra reunión con él, os rogamos, hermanos,  que no perdáis fácilmente la cabeza ni os alarméis por alguna revelación, rumor o supuesta carta nuestra, como si el día del Señor estuviera encima. Que nadie en modo alguno os engañe.
Primero tiene que llegar la apostasía y manifestarse el hombre de la impiedad, el hijo de la perdición, el que se enfrenta y se pone por encima de todo lo que se llama Dios o es objeto de culto, hasta instalarse en el templo de Dios, proclamándose él mismo Dios. ¿No recordáis que, estando aún con vosotros, os hablaba de esto? Sabéis lo que ahora lo retiene, para que se manifieste a su debido tiempo. Porque el misterio de la iniquidad está ya en acción; apenas se quite de en medio el que por el momento lo retiene, entonces se manifestará el impío, a quien el Señor Jesús destruirá con el soplo de su boca y aniquilará con su venida majestuosa 

TRACTO    Salmo 79, 2-3
Pastor de Israel, presta tu oído; tu que conduces a José como una oveja. V./Tu que estas sentado sobre los querubines, manifiéstate delante de Efraím, de Benjamín y de Manases. V:/ Ostenta tu poder y ven a salvarnos.

EVANGELIO SEGÚN SAN LUCAS       3, 1-6
En el año decimoquinto del imperio del emperador Tiberio, siendo Poncio Pilato gobernador de Judea, y Herodes tetrarca de Galilea, y su hermano Filipo tetrarca de Iturea y Traconítide, y Lisanio tetrarca de Abilene, bajo el sumo sacerdocio de Anás y Caifás, vino la palabra de Dios sobre Juan, hijo de Zacarías, en el desierto. Y recorrió toda la comarca del Jordán, predicando un bautismo de conversión para perdón de los pecados, como está escrito en el libro de los oráculos del profeta Isaías:      «Voz del que grita en el desierto: Preparad el camino del Señor,  allanad sus senderos;  los valles serán rellenados, los montes y colinas serán rebajados; lo torcido será enderezado, lo escabroso será camino llano.  Y toda carne verá la salvación de Dios».

OFERTORIO     Zacarías, 9,9
Oh hija de Sion, regocíjate en gran manera, salta de júbilo, hija de Jerusalén: he aquí que a ti vendrá tú Rey, el Justo, el Salvador.

SECRETA
Te pedimos, Señor, que mires benigno nuestros sacrificios presentes, a fin de que provechen a nuestra devoción y a nuestra salvación. Por nuestro Señor…

Prefacio de Adviento o, en su defecto, el común.

COMUNION    Salmo 18, 6-7
Salta como gigante a corres su carrera: sale de una extremidad del cielo, y corre hasta la otra extremidad del mismo.

POSCOMUNION

Te suplicamos, oh Señor, Dios nuestro que los sacrosantos misterios que en apoyo de nuestra reparación instituiste, nos sirvan de remedio de los males presentes y futuros. Por nuestro Señor…

TEXTOS EN LATÍN
Introitus: Psalm lxxix: 4 & 2
Veni, et osténde nobis fáciem tuam, Dómine, qui sedes super Chérubim: et salvi érimus.[Ps.] Qui regis Israël, inténde: qui dedúcis, velut ovem, Joseph. Glória Patri.  Veni, et osténde.
Post Kýrie eléison:
[P:] 
Oremus.
[D:] 
Flectámus génua.
[S:] Leváte.
Oratio:
Deus, qui cónspicis, quia ex nostra pravitáte afflígimur: concede propítius; ut ex tua visitatióne consolémur: Qui vivís et regnas cum Deo Patre in unitáte.

Lectio Prima: Isaias xix: 20-22
Lectio Isíæ Prophétæ
In diébus illis: Clamábunt ad Dóminum a fácie tribulántis, et mittet eis salvatórem, et propugnatórem, qui líberet eos. Et cognoscétur Dóminus ab Ægýpto, et cognóscent Ægýptii Dóminum in die illa: et colent eum in hóstiis et in munéribus: et vota vovébunt Dómino, et solvent. Et percútiet Dóminus Ægýptum plaga, et sanábit eam: et reverténtur ad Dóminum, et placábitur eis, et sanábit eos Dóminus Deus noster.

Gradual: Psalm xviii: 7 & 2
A summo cælo egréssio ejus: et occúrsus ejus usque ad summum ejus.  Cæli enárrant glóriam Dei: et ópera mánuum ejus annúntiat firmaméntum.
[P:] Oremus.
[D:] 
Flectámus génua.
[S:] Leváte.
Oratio
Concede, quǽsumus, omnípotens Deus: ut, qui sub peccáti jugo ex vetusta servitúte deprímimur; exspectáta unigéniti Fílii tui nova nativitáte liberémur: Qui tecum

Isaias xxxv: 1-7
Léctio Isaíæ Prophétæ.
H
æc dicit Dóminus: Lætábitur deserta et ínvia, et exsultábit solitúdo, et florébit quasi lílium. Gérminans germinábit, et exsultábit lætabúnda et laudans: gloria Líbani data est ei: decor Carméli et Saron, ipsi vidébunt glóriam Dómini, et decórem Dei nostri. Confórtate manus dissolútas, et génua debília robórate. Dícite pusillánimis: Confortámini, et nolíte timére: ecce Deus vester ultiónem addúcet retributiónis: Deus ipse véniet, et salvábit vos. Tunc aperiéntur óculi cæcórum, et aures surdórum patébunt. Tunc sáliet sicut cervus claudus, et aperta erit lingua mutórum: quia scissæ sunt in desérto aquæ, et torréntes in solitúdine.
Et quæ erat árida, erit in stagnum, et sítiens in fontes aquárum: ait Dóminus omnípotens.

Graduale: Psalm xviii: 6 & 7
In sole pósuit tabernáculum suum: et ipse tamquam sponsus procédens de thálamo suo. v.  A summo cáelo egréssio ejus: et occúrsus ejus usque ad summum ejus.
[P:] Oremus.
[D:] 
Flectámus génua.
[S:] Leváte.
Oratio
Indígnos nos, quǽsumus, Dómine, fámulos tuos, quos actiónis própriæ culpa contrístat, unigéniti Fílii tui advéntu lætífica: Qui tecum

Lectio Tertia: Isaias xxxx: 9-11
Léctio Isaíæ Prophétæ.
H
æc dicit Dóminus: Super montem excélsum ascénde tu, qui evangelízas Sion: exálta in fortitúdine vocem tuam, qui evangelízas Jerúsalem: exálta, noli timére. Dic civitátibus Juda: Ecce Deus vester: ecce Dóminus Deus in fortitúdine véniet, et brácchium ejus dominábitur: ecce merces ejus cum eo, et opus illíus coram illo. Sicut pastor gregem suum pascet: in brácchio suo congregábit agnos, et in sinu suo levábit, Dóminus Deus noster.

Graduale: Psalm lxxix: 20 & 3
Dómine Deus virtútum, convérte nos: et osténde fáciem tuam, et salvi érimus.  Excita, Dómine, poténtiam tuam, et veni, ut salvos fácias nos.
[P:] Oremus.
[D:] 
Flectámus génua.
[S:] Leváte.
Oratio
Præsta, quǽsumus, omnípotens Deus: ut Fílii tui ventura solémnitas, et præséntis nobis vitæ remédia cónferat, et prǽmia ætérna concédat. Per eúndem Dóminum.

Lectio Quarta: Isaias xlv: 1-8
Léctio Isaíæ Prophétæ.
Hæc dicit Dóminus christo meo Cyro, cujus apprehéndi déxteram, ut subíciam ante fáciem ejus gentes, et dorsa regum vertam, et apériam coram eo jánuas, et portæ non claudéntur. Ego ante te ibo: et gloriósos terræ humiliábo: portas ǽreas cónteram, et vectes férreos confríngam. Et dabo tibi thesáuros abscónditos, et arcána secretórum: ut scias quia ego Dóminus, qui voco nomen tuum, Deus Israël. Propter servum meum Jacob, et Israël eléctum meum, et vocávi te nómine tuo: assimilávi te, et non cognovísti me. Ego Dóminus, et non est ámplius: extra me non est Deus: accínxi te, et non cognovísti me: ut sciant hi, qui ab ortu solis, et qui ab occidénte, quóniam absque me non est. Ego Dóminus, et non est alter, fórmans lucem, et creans ténebras, fáciens pacem, et creans malum: ego Dóminus fáciens ómnia hæc. Roráte, cæli, désuper, et nubes pluant justum: aperiátur térra, et gérminet Salvatórem: et justítia oriátur simul: ego Dóminus creavi eum.

Graduale: Psalm lxxix: 3, 2 & 3
Excita, Dómine, poténtiam tuam, et veni, ut salvos facías nos.  Qui regís Israël, inténde: qui deducís, velut ovem, Jóseph: qui sedes super Chérubim, appáre coram Ephraím, Béniamin, et Manásse.
[P:] Oremus.
[D:] 
Flectámus génua.
[S:] Leváte.
Oratio
Preces pópuli tui, quǽsumus, Dómine, cleménter exaudí: ut, qui juste pro peccátis nostris afflígimur, pietátis tuæ visitatióne consolémur: Qui vivís et regnas cum Deo Patre in unitáte.

Lectio Quinta: Daniel iii: 47-51
Léctio Daniélis Prophetæé
In diébus illis: Angelus Dómini descéndit cum Azaría, et sóciis ejus in fornácem: et excússit flammam ignis de fornáce, et fecit médium fornácis quasi ventum roris flantem. Flamma autem effundebátur super fornácem cúbitis quadragínta novem: et erúpit, et incéndit quos réperit juxta fornácem de Chaldǽis minístros regís, qui eam incendébant. Et non tétigit eos omníno ignis, neque contristávit, nec quidquam moléstiæ íntulit. Tunc hi tres quasi ex uno ore laudabant, et glorificabant, et benedicébant Deum in fornáce, dicéntes:
Hic non respondetur Deo grátias.

Hymnus: Daniel iii: 52-56
Benedíctus es, Dómine Deus patrum nostrórum. Et laudábilis, et gloriósus in sǽcula.
Et benedíctum nomen glóriæ tuæ, quod est sanctum. Et laudábile, et gloriósum in sǽcula.
Benedíctus es in templo sancto glóriæ tuæ. Et laudábilis, et gloriósus in sǽcula.
Benedíctus es super thronum sanctum regni tui. Et laudábilis, et gloriósus in sǽcula.
Benedíctus es super sceptrum divinitátis tuæ. Et laudábilis, et gloriósus in sǽcula.
Benedíctus es, qui sedes super Chérubim, íntuens abýssos. Et laudábilis, et gloriósus in sǽcula.
Benedíctus es, qui ámbulas super pennas ventórum et super undas maris. Et laudábilis, et gloriósus in sǽcula.
Benedícant te omnes Angeli et Sancti tui. Et laudent te, et gloríficent in sǽcula.
Benedícant te cæli, térra, mare, et ómnia quse in eis sunt. Et laudent te, et gloríficent in sǽcula.
Gloria Patri, et Fílio, et Spirítui Sancto. Et laudábili, et glorióso in sǽcula.
Sicut erat in principio, et nunc, et semper: et in sǽcula sæculórum. Amen. Et laudábili, et glorioso in sǽcula.
Benedíctus es, Dómine Deus patrum nostrórum. Et laudábilis, et gloriósus in sǽcula.
Hic dicitur  Dóminus vobíscum, sine Flectámus génua.
Orémus

Dóminus vobíscum, R/.  Et cum spíritu tuo.
Deus, qui tribus púeris mitigásti flammas ígnium: concede propítius; ut nos fámulos tuos non exúrat flamma vitiórum. Per Dóminum.

Epistle: 2 Thessalonians ii: 1-8
Léctio Epístolæ beáti Pauli Apóstoli ad Thessalonicénses.
Fratres: Rogámus vos per advéntum Dómini nostri Jesu Christi, et nostræ congregatiónis in ipsum: ut non cito moveámini a vestro sensu, neque terreámini, neque per spíritum, neque per sermónem, neque per epístolam tamquam per nos missam, quasi instet dies Dómini. Ne quis vos sedúcat ullo modo: quóniam nisi vénerit discéssio primum, et revelátus fúerit homo peccáti, fílius perditiónis, qui adversátur, et extóllitur supra omne quod dícitur Deus, aut quód cólitur, ita ut in templo Dei sédeat osténdens se tamquam sit Deus. Non retinétis, quod cum adhuc essem apud vos, hæc dicébam vobis? Et nunc quid detíneat scitis, ut reveléntur in suo témpore. Nam mystérium jam operátur iniquitátis: tantum ut qui tenet nunc, téneat, donec de medio fiat. Et tunc revelábitur ille iníquus, quem Dóminus Jesus interfíciet spíritu oris sui, et déstruet illustratióne advéntus sui.
Tract: Psalm lxxix: 2-3
Qui regis Israël, inténde: qui dedúcis, velut ovem, Joseph. Qui sedes super Chérubim, appáre coram Ephraím, Béniamin, et Manásse.  
Excita, Dómine, poténtiam tuam, et veni: ut salvos fácias nos.
Secúndum Lucam: iii: 1-6
+
 Sequéntia sancti Evangélii secúndum Lucam.
Anno autem quintodécimo impérii Tibérii Cǽsaris, procuránte Póntio Piláto Judǽam, tetrárcha autem Galilǽæ Heróde, Philíppo autem fratre eius tetrárcha Iturǽæ, et Trachonítidis regiónis, et Lysánia Abilínæ tetrárcha, sub princípibus sacerdótum Anna et Cáiapha, factum est verbum Dómini super Joánnem, Zaccharíæ fílium, in desérto. Et venit in omnem regiónem Jordánis, prǽdicans baptísmum pœniténtiae in remissiónem peccatórum, sicut scriptum est in libro sermónum Isaíæ prophétæ: "Vox clamántis in desérto: Paráte viam Dómini: rectas fácite sémitas ejus: omnis vallis implébitur: et omnis mons, et collis humiliábitur: et erunt prava in dirécta, et áspera in vias planas: et vidébit omnis caro salutáre Dei."
Offertorium
Exsúlta satis, fília Sion, praédica, fília Jerúsalem: ecce rex tuus venit tibi sanctus, et salvátor.
Secreta:
Sacrifíciis præséntibus, quaésumus, Dómine, placátus inténde: ut et devotióni nostræ profíciant, et salúti.

Communio: Psalmus xviii: 6,7
Exsultávit ut gigas ad curréndam viam: a summo cælo egréssio ejus, et occúrsus ejus usque ad summum ejus.

Postcommunion:
Quǽsumus, Dómine, Deus noster: ut sacrosáncta mystéria, quæ pro reparatiónis nostræ munímine contulísti; et præsens nobis remédium esse fácias, et futúrum.