miércoles, 8 de noviembre de 2017

DEDICACIÓN DE LA ARCHIBASÍLICA DEL SALVADOR. 9 de noviembre

DEDICACIÓN DE UNA IGLESIA

Nuestro Señor Jesucristo, por su muerte y resurrección, se convirtió en el verdadero y perfecto templo de la Nueva Alianza y congregó en la Iglesia al pueblo adquirido por Dios. Iglesia que es templo de Dios edificado con piedras vivas, donde el Padre es adorado en espíritu y en verdad. Desde antiguo se llamó también «iglesia» al edificio en el que la comunidad cristiana se congrega para escuchar la Palabra de Dios, orar unida, recibir los sacramentos y celebrar la Eucaristía.
Según una costumbre muy antigua de la Iglesia, fundada en la tradición del Antiguo Testamento, los templos son dedicados al Señor con un rito solemne destinado exclusiva y establemente al culto divino.

INTROITO  Gn 28, 17.  Sal 83, 2-3
TERRÍBILIS EST locus iste: hic domus Dei est, et porta cæli: et vocábitur aula Dei. (T.P. Allelúja, allelúja.) V/. Quam dilécta tabernácula tua, Dómine virtútum! concupiscit, et déficit ánima mea in átria Dómini. V/. Glória Patri.
TERRIBLE es este lugar. Esta es la casa de Dios y la puerta del cielo, y se debe llamar el palacio de Dios. V/.  ¡Que amables son tus moradas, Señor de los ejércitos! Mi alma suspira y desfallece por los atrios del Señor. V/.  Gloria al Padre.  

COLECTA
DEUS, qui nobis per síngulos annos hujus sancti templi tui consecratiónis réparas diem, et sacris semper mystériis repræséntas incólumes: exáudi preces pópuli tui, et præsta; ut, quisquis hoc templum benefícia petitúrus ingréditur. cuncta se impetrásse lætétur. Per Dóminum.
OH DIOS, que todos los años renuevas el día de la consagración de este santo templo, y nos conservas incólumes para asistir a los santos misterios: escucha las preces de tu pueblo, y haz que todo el que entre en este templo para pedirte beneficios, se alegre de haberlos conseguido.  Por nuestro Señor Jesucristo.
Se dicen las conmemoraciones que convengan. Si cae en domingo, se omite la conmemoración de este.

EPISTOLA  Ap 21, 2-5
LÉCTIO LIBRI APOCALÝPSIS BEÁTI JOÁNNIS APÓSTOLI.
In diébus illis: Vidi sanctam civitátem Jerúsalem novam vidi descendéntem de cælo a Deo, parátam sicut sponsam ornátam viro suo. Et audívi vocem magnam de throno dicéntem: "Ecce tabernáculum Dei cum homínibus, et habitábit cum eis." Et ipsi pópulus ejus erunt, et ipse Deus cum eis erit eórum Deus: et abstérget Deus omnem lácrimam ab óculis eórum: et mors ultra non erit, neque luctus, neque clamor, neque dolor erit ultra, quia prima abiérunt. Et dixit qui sedébat in throno: "Ecce nova fácio ómnia.
R/. Deo gratias.
LECTURA DEL LIBRO DEL APOCALIPSIS DEL APOSTOL SAN JUAN.
En aquellos días: vi la ciudad santa, la nueva Jerusalén, que bajaba del cielo, de junto a Dios, engalanada como una novia ataviada para su esposo. Y oí una fuerte voz que decía desde el trono: «Esta es la morada de Dios con los hombres. Pondrá su morada entre ellos y ellos serán su pueblo y él, Dios-con-ellos, será su Dios. Y enjugará toda lágrima de sus ojos, y no habrá ya muerte ni habrá llanto, ni gritos ni fatigas, porque el mundo viejo ha pasado.» Entonces dijo el que está sentado en el trono: «Mira que hago nuevas todas las cosas.»

GRADUAL Sal 137, 2
LOCUS ISTE a Deo factus est, inæstimábile sacraméntum, irreprehensíbilis est. V/. Deus, qui astat Angelórum chorus, exáudi preces servórum tuórum.

ALLELÚIA,ALLELUIA. V/. Adorábo ad templum sanctum tuum: et confitébor nómini tuo.  Allelúja.
ESTE LUGAR ha sido hecho por Dios, y es un lugar de impenetrable misterio, es inmaculado. V/. Oh Dios, a quien asiste el coro de Ángeles, oye las plegarias de tus siervos.

ALELUYA. ALELUYA. V/. Te adoraré en tu santo templo; y alabaré
tu nombre. Aleluya.

EVANGELIO  Lc 19, 1-10
SEQUENTIA SANCTI EVANGELII SECUNDUM LUCAM.
In illo témpore: Ingréssus Jesus perambulábat Jéricho. Et ecce vir nómine Zacchǽus: et hic prínceps erat publicanórum, et ipse dives: et quærébat vidére Jesum, quis esset: et non póterat præ turba, quia statúra pusíllus erat. Et præcúrrens ascéndit in árborem sycómorum ut vidéret eum: quia inde erat transitúrus. Et cum venísset ad locum, suspíciens Jesus vidit illum, et dixit ad eum: "Zacchǽe, festínans descénde; quia hódie in domo tua opórtet me manére." Et festínans descéndit, et excépit illum gaudens. Et cum vidérent omnes murmurábant, dicéntes, quod ad hóminem peccatórem divertísset. Stans autem Zacchǽus, dixit ad Dóminum: "Ecce dimídium bonórum meórum, Dómine, do paupéribus: et si quid áliquem defraudávi, reddo quádruplum." Ait Jesus ad eum: "Quia hódie, salus dómui huic facta est: eo quod et ipse fílius sit Abrahæ. Venit enim Fílius hóminis quǽrere, et salvum fácere, quod períerat.
R/. Laus tibi, Christe.
LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN LUCAS
En aquel tiempo, entró Jesús en Jericó y cruzaba la ciudad. Había un hombre llamado Zaqueo, que era jefe de publicanos, y rico. Trataba de ver quién era Jesús, pero no podía a causa de la gente, porque era de pequeña estatura.  Se adelantó corriendo y se subió a un sicómoro para verle, pues iba a pasar por allí. Y cuando Jesús llegó a aquel sitio, alzando la vista, le dijo: «Zaqueo, baja pronto; porque conviene que hoy me quede yo en tu casa.» Se apresuró a bajar y le recibió con alegría. Al verlo, todos murmuraban diciendo: «Ha ido a hospedarse a casa de un hombre pecador.» Zaqueo, puesto en pie, dijo al Señor: «Daré, Señor, la mitad de mis bienes a los pobres; y si en algo defraudé a alguien, le devolveré cuatro veces más.» Jesús le dijo: «Hoy ha llegado la salvación a esta casa, porque también éste es hijo de Abrahán, pues el Hijo del hombre ha venido a buscar y salvar lo que estaba perdido.».

CREDO (si la fiesta es de I o II clase)

OFERTORIO 1 Cro, 29, 17-18
DÓMINE, Deus, in simplicitáte cordis mei lætus óbtuli univérsa; et pópulum tuum, qui repértus est, vidi cum ingénti gáudio: Deus Israël, custódi hanc voluntátem, alleluja.
SEÑOR Dios, con sencillez de corazón he ofrecido gozoso todas estas cosas; y he visto con gran alegría a tu pueblo, aquí congregado. Oh Dios de Israel, conserva en él esta voluntad, aleluya.

SECRETA
(las palabras que están entre corchetes se dicen solamente en la misma iglesia dedicada)
ANNUE, quǽsumus, Dómine, précibus nostris: (ut quicúmque intra templi hujus, cujus anniversárium dedicatiónis diem celebrámus, ámbitum continémur, plena tibi, atque perfécta Córporis et ánimæ devotióne placeámus) ut, dum hæc vota prǽséntia réddimus, ad ætérna prǽmia, te adjuvánte, perveníre mereámur.  Per Dóminum.
TE ROGAMOS, Señor, que atiendas a
nuestras humildes súplicas; (a fin de que cuantos nos hallamos reunidos dentro de este templo, cuyo día aniversario de su dedicación celebramos, te agrademos con plena y perfecta devoción de cuerpo y alma); y al ofrecerte los presentes votos, merezcamos llegar con tu ayuda, a los premios eternos. Por Nuestro Señor Jesucristo.

PREFACIO COMÚN
(Si la fiesta es en domingo, se dice prefacio de la Santísima Trinidad)
VERE DIGNUM et iustum est, æquum et salutáre, nos tibi semper et ubíque grátias ágere: Dómine, sancte Pater, omnípotens ætérne Deus: per Christum Dóminum nostrum. Per quem majestátem tuam laudant Angeli, adórant Dominatiónes, tremunt Potestátes. Cæli cælorúmque Virtútes, ac beáta Séraphim, sócia exsultatióne concélebrant. Cum quibus et nostras voces, ut admítti júbeas deprecámur, súpplici confessióne dicéntes:
VERDADERAMENTE es digno y justo, es nuestro deber y nuestra salvación, el que te demos gracias en todo tiempo y en todo logar, Señor Padre santo, omnipotente y eterno Dios, por Cristo nuestro Señor. Por quien los Ángeles alaban a tu Majestad, las Dominaciones la adoran, las Potestades la temen, los Cielos y las Virtudes de los cielos y los bienaventurados Serafines la celebran unidos en la misma alegría. Con ellos te rogamos que nos dejes unir nuestras voces proclamando con suplicante alabanza.

ANTÍFONA DE COMUNIÓN    Mt 21, 13
DOMUS MEA, domus oratiónis vocábitur, dicit Dóminus: in ea omnis, qui petit, áccipit: et qui quærit, invenit, et pulsánti aperiétur. (T.P. Allelúja).
MI CASA  será llamada casa de oración,  dice el Señor. En ella, todo el que pide, recibe; el que busca, encuentra; el que llame, se le abrirá (T.P. Aleluya).

ORACIÓN POSTCOMUNIÓN

DEUS, qui de vivis et électis lapídibus ætérnum majestáti tuæ prǽparas habitáculum: auxilliáre pópulo tuo supplicánti; ut, quod Ecclésiæ tuæ corporálibus próficit spátiis spirituálibus amplificétur augméntis. Per Dóminum.
OH DIOS, que con piedras vivas escogidas preparas eterna morada a tu Majestad; dígnate auxiliar a tu pueblo suplicante; y al acrecentarse tu Iglesia en espacios materiales, se amplíe con aumentos espirituales. Por Nuestro Señor Jesucristo.








Partituras y grabaciones de los propios.
Sugerencias para la homilía
Partituras de las oraciones y lecturas
Grabaciones de las lecturas
  Dedication of the Archbasilica of Our Holy Redeemer - Epistle
  Dedication of the Archbasilica of Our Holy Redeemer - Gospel
Vísperas cantadas